Cientos de manifestantes rusos que demandan que se repitan las elecciones parlamentarias se congregaron el sábado en una plaza el centro de Moscú para un segundo fin de semana de protestas contra las fraudulentas votaciones.

La movilización en la plaza Bolotnaya es mucho menor en comparación con la multitud de decenas de miles que se congregaron en el mismo lugar la semana pasada como parte de las protestas a nivel nacional en la que ha sido la mayor demostración de enojo público en la era post soviética en Rusia.

La menor participación de manifestantes subraya que las fuerzas de oposición enfrentan el desafío de tratar de convocar multitudes lo suficientemente grandes para seguir presionando a las autoridades.

El primer ministro Vladimir Putin rechazó rotundamente los llamados para realizar de nuevo las elecciones del 4 de diciembre y en las que resultó ganador el partido gobernante Rusia Unida. La nueva Duma o Cámara Baja del Parlamento iniciará sus funciones el miércoles.