La estudiante de quinto año Jolie Leach dijo que "iba a explotar" de la emoción cuando Justin Bieber dio un concierto en su escuela primaria de Las Vegas, y prometió que nunca lavaría su mano después de que el astro adolescente chocó su palma.

Leach era una de los cientos de estudiantes que mostraban claros síntomas de "Bieber fever" — como se le dice a la 'fiebre' que produce el cantante de 17 años — después de que la sensación del pop ofreció un espectáculo privado en la Escuela Primaria Whitney.

El concierto fue grabado para un episodio del programa de Ellen Degeneres y se llevó a cabo dos meses después de que Bieber prometió donar 100.000 dólares a la escuela de 650 alumnos.

"Realmente vino por nosotros. Estoy tan feliz de que realmente vino por nosotros", dijo la estudiante de cuarto grado Kynedi Harris, quien sostenía un perro de peluche blanco que había tomado de una carga de juguetes que Bieber distribuyó durante el espectáculo.

La escuela es famosa por regalar a las familias de los estudiantes necesitados alimentos, ropa, dinero para pagar sus servicios y muchas otras cosas más.

La directora de la escuela, Sherrie Gahn, dijo que más de 85% de los estudiantes de la primaria recibe almuerzos gratis o con precios reducidos. La escuela también tiene uno de los índices más altos de estudiantes sin hogar en el condado de Clark.

Gahn, quien dijo que solía ver a los estudiantes embolsarse los paquetes de salsa de tomate de la cafetería para poder tener una cena en la noche, contó al programa de Ellen Degeneres que hizo un pacto con las familias después de que llegó hace unos ocho años.

"Voy a pagar su factura eléctrica, sus servicios públicos, le voy a dar comida o ropa, lo que sea que necesite, siempre y cuando usted me dé a su hijo y luego ayude a criar a ese niño como una persona de carácter", dijo.

Las familias de la escuela dijeron que Gahn ha cumplido su promesa.

La mayoría de las donaciones para la escuela provienen de individuos o empresas y Gahn dijo que el programa generó una ola de apoyo de todo el país. La primaria también tiene una lista de "deseos" en internet en la que pide barras de granola, latas de sopa y otros alimentos no perecederos que los chicos sin hogar pueden comer para la cena o durante el fin de semana.