El Gobierno de Japón aprobó hoy las pautas para compilar los presupuestos para el próximo año fiscal 2012, que comienza el próximo abril, y subrayó que estarán centrados en revitalizar la economía del país, golpeada por el terremoto del pasado marzo.

El Ejecutivo nipón mantendrá además su apuesta por mejorar la disciplina fiscal del país asiático, cuya deuda supone más de dos veces su PIB y es la mayor del mundo industrializado, informó la agencia local de noticias Kyodo.

Según las pautas acordadas hoy, Japón planea no gastar más de 71 billones de yenes (unos 700.000 millones de euros) en aplicar sus políticas, aunque a esta cantidad se sumarán los costes de financiación de deuda ya emitida.

Además, la emisión de nuevos bonos tendrá un tope de unos 44 billones de yenes (433.000 millones de euros).

Estas cantidades son las mismas que las estipuladas inicialmente en el presupuesto del actual año fiscal, que concluye el próximo 31 de marzo, aunque durante este ejercicio se han sumado posteriormente cantidades extraordinarias para afrontar la catástrofe de marzo.

Las bases acordadas hoy mencionan además partidas destinadas a la limpieza de sustancias radiactivas emitidas por la accidentada central nuclear de Fukushima Daiichi, aunque sin precisar cantidades.

También apuntan a que el Gobierno presentará en el Parlamento a finales de marzo un proyecto de ley para subir el IVA, actualmente en el cinco por ciento.

La subida de este impuesto, un asunto muy espinoso en Japón, es parte del plan de reforma fiscal y de la seguridad social que la mitad del espectro político nipón solicita con urgencia desde hace años ante la oposición de la otra mitad, que se niega en redondo a aumentar la tasa.

Con las directrices de hoy, sobre las que el Gabinete espera compilar un borrador presupuestario para el 24 de diciembre, Japón busca mantener su economía en la senda de una moderada recuperación, pese a los retos que suponen el impacto del terremoto de marzo, la fortaleza del yen y las inciertas perspectivas económicas globales.