La Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) anunció hoy que investiga una denuncia de malos tratos supuestamente cometidos por miembros de su contingente brasileño contra tres jóvenes haitianos.

La fuerza multinacional de la ONU indicó que pondrá en marcha todos los medios a su alcance "para establecer los hechos lo más rápidamente posible" y recordó su política de "tolerancia cero" ante actos de mala conducta de su personal.

De acuerdo con la denuncia, hecha pública ayer durante una conferencia de prensa de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), tres jóvenes fueron agredidos por un grupo de ocho miembros de la dotación brasileña de la misión de la ONU.

Los hechos ocurrieron en una fecha no indicada en el sector de Fort Dimanche, en el centro de Puerto Príncipe, donde los jóvenes haitianos fueron golpeados por militares con los que mantuvieron un altercado.

Medios haitianos publicaron hoy imágenes en las que se pueden apreciar señales de heridas en los cuerpos de los denunciantes.

La RNDDH condenó "los actos de agresión perpetrados por soldados de la Minustah, algunos de los cuales han sido ya acusados de violación de los derechos de haitianos en varias ciudades del país" según la portavoz del organismo, Marie Yolande Gilles, citada por el periódico digital Haití Press Network.

Esta denuncia se suma a otra presentada en septiembre contra cinco marinos pertenecientes al contingente uruguayo de la Minustah por abusar supuestamente de un joven que asegura haber sido violado y reclama cinco millones de dólares como indemnización.

Los supuestos abusos, investigados por las autoridades uruguayas, sucedieron a finales de julio en Port Salut (sur de Haití) y también se difundieron imágenes por Internet, donde se publicó un vídeo grabado con teléfono celular.

La RNDDH indicó en un informe que difundió en septiembre, a raíz de aquella denuncia, que desde su llegada a Haití en 2004, varios agentes de la Minustah han estado implicados "en casos de violación, robo, apaleamiento, asesinato y arrestos ilegales y arbitrarios" y citaba una decena de ellos, entre los que figuraba el de 111 agentes pertenecientes al contingente de Sri Lanka implicados en 2007 en un caso de abuso y explotación sexual de menores.