Decenas de salvadoreños afectados por las lluvias que azotaron al país en octubre marcharon hoy para exigir que el proceso de reconstrucción en Centroamérica tenga como base la participación comunitaria, mientras se celebra en El Salvador una reunión de presidentes de la región para abordar el tema.

"Es necesario que el nuevo modelo de reconstrucción tenga como base un modelo de desarrollo comunitario, ya que las personas conocen sus propias necesidades" y que "no se siga reconstruyendo bajo la misma lógica de vulnerabilidad", dijo a Efe Margarita Posada, una de las dirigentes de la manifestación.

"Si no se construyera bajo la misma lógica de todos los años ese dinero se podría invertir en salud", agregó Posada, integrante del Foro Nacional de la Salud, entidad que organizó la marcha.

La manifestación tenía como propósito llegar al hotel salvadoreño donde los jefes de Estado del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) están reunidos con el llamado Grupo Consultivo de países amigos y organismos de cooperación.

El Grupo Consultivo fue convocado por los presidentes del SICA en noviembre pasado para solicitar ayuda ante los daños provocados por las lluvias.

Los manifestantes, sin embargo, no pudieron entregar sus demandas debido a que un grupo de policías de la Unidad de Mantenimiento y el Orden (UMO) les impidieron el paso.

"Es lamentable que no nos hayan recibido", indico Orlinda Orellana, de Las Hojas de San Pedro Masahuat, una de las comunidades afectadas.

Asimismo, señaló que necesitan que les "correspondan lo más pronto posible", porque su principal fuente de sustento, las siembras de maíz y fríjol , "han sido destruidas".

Las lluvias de octubre dejaron más de un centenar de muertos en la región y provocaron pérdidas que rondan los 2.000 millones de dólares, de los que cerca de 900 millones corresponden a El Salvador, el país más afectado, según un informe preliminar de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).