La deuda de las 17 comunidades autónomas que forman España creció un 22% pese a los esfuerzos de austeridad del gobierno central para contener el déficit, según informó el viernes el Banco de España.

El agujero de las cuentas regionales en el tercer trimestre de 2011 alcanzó los 135.151 millones de euros (176.060 millones de dólares), en comparación con los 110.736 millones (144.250 millones de dólares) del mismo período del año anterior.

La sombra de una nueva recesión amenaza a España, cuya economía no logra remontar el vuelo tras el colapso del sector inmobiliario y un abultado déficit público, que han situado el desempleo en un 21,5%.

Muchas de las regiones sufren graves problemas de líquidez para afrontar sus pagos y han puesto en marcha duros ajustes.

En el conjunto de las administraciones públicas — nacional, regional y local_, la deuda creció un 14,9% en un año, hasta los 706.340 millones (920.150 millones de dólares) acumulados hasta septiembre de 2011, lo que equivale al 66% del Producto Interno Bruto (PIB), dijo el Banco de España en su informe.

De esta manera, la deuda pública española supera en seis décimas, al igual que el trimestre anterior, el límite establecido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea, que es del 60% del PIB.

Está previsto que el centroderechista Partido Popular asuma el gobierno la próxima semana, tras su victoria electoral sobre el socialismo en las elecciones de noviembre.

El líder del PP y futuro presidente del gobierno, Mariano Rajoy, admitió el jueves que tendrá que poner en marcha medidas "no gratas" para reducir el déficit, pero evitó hacer anuncios concretos.