El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, "Carlos" ha apelado la condena a cadena perpetua que le impuso el jueves la Justicia francesa, que le responsabilizó del grupo que cometió cuatro atentados mortales en Francia en 1982 y 1983, informó su abogada, Isabelle Coutant Peyre.

La letrada indicó a Efe que tiene igualmente la intención de solicitar la repatriación de "Carlos" a Venezuela, y aseguró que en esa demanda "cuenta con el respaldo firme de las autoridades venezolanas".

En esta condena, la segunda a cadena perpetua que se le impone al terrorista en Francia, el Tribunal de lo Criminal de París dictaminó además que "Carlos", de 62 años de edad, tiene que pasar un mínimo de 18 años encarcelado antes de poder solicitar cualquier privilegio carcelario, lo que supone la máxima pena posible para los delitos de los que fue hallado culpable.

Cronológicamente, el primero de los cuatro atentados ocurrió el 29 de marzo de 1982 con la explosión de una bomba en el tren "Capitole" de París a Toulouse y causó cinco muertos y 28 heridos.

El segundo, con un coche bomba en el centro de París, fue perpetrado el 22 de abril de ese año ante la sede de un periódico árabe-libanés, y el venezolano lo vinculó durante el juicio con los servicios secretos sirios.

Y los dos últimos, ocurridos en la tarde del 31 de diciembre de 1983 contra la estación de ferrocarril de Marsella y contra un tren que había salido de esa ciudad en dirección de París, el ya condenado los atribuyó al Grupo Antiterrorista de Liberación (GAL) que se había creado contra ETA.

"Carlos" fue capturado en una operación del espionaje francés en Sudán en agosto de 1994 y en 1997 recibió la primera condena a cadena perpetua por haber matado a dos agentes secretos franceses y a un informador en París en 1975.

El tribunal también condenó este jueves a cadena perpetua a dos de los otros tres imputados, que no comparecieron durante el proceso y fueron juzgados en su ausencia, mientras que la tercera acusada, la alemana Christa Margot Frohlich, fue absuelta.