El presidente de la región de Cajamarca, Gregorio Santos, confirmó hoy que acudirá al diálogo del próximo lunes con una comisión del Gobierno peruano para solucionar el conflicto contra el proyecto minero Conga, tras el levantamiento del estado de emergencia en esa zona.

Santos dijo que va a acudir "con mucha responsabilidad" el próximo lunes 19, junto a otros dirigentes sociales de Cajamarca, a recibir a la comisión ministerial en esa región y "a exponer nuestros argumentos".

"Consideramos que es un gesto importante para el país, que el Gobierno venga con el equipo ministerial a reinstalar el diálogo", agregó la autoridad regional en entrevista con Canal N.

El presidente regional insistió en que sus demandas se centran en lograr la sostenibilidad de los recursos acuíferos y el desarrollo integral de Cajamarca.

El rechazo al proyecto aurífero Conga, que pertenece a la empresa Yanacocha, llevó a varias comunidades y al propio Santos a convocar a un paro indefinido por cerca de dos semanas, tras lo cual el Gobierno declaró el estado de emergencia (excepción).

Sin embargo, el Ejecutivo dispuso el levantamiento del estado de emergencia que impuso en cuatro provincias de Cajamarca, según un decreto supremo publicado hoy en el diario oficial El Peruano.

El proyecto Conga fue suspendido temporalmente por Yanacocha, ante las críticas al estudio de impacto ambiental (EIA) hecho para este futuro yacimiento de oro por lo que el Gobierno anunció que el EIA será sometido a un peritaje internacional.

En declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP), Santos manifestó también hoy estar en desacuerdo con que el peritaje sea realizado por el Banco Mundial, como plantea el Gobierno, porque esta entidad también participa en el proyecto minero.

Santos planteó que el peritaje internacional sea encargado al Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD).

Por su parte, el presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, Wilfredo Saavedra, calificó de "positivo" el levantamiento de la medida de excepción porque "no se justificaba" y era la condición que habían pedido al presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés, para reiniciar las conversaciones.