El autor de la matanza de Lieja, que asesinó el martes a cinco personas y dejó heridas a más de una centena, había sido puesto en libertad el año pasado en contra de la opinión de la dirección de la prisión donde cumplía condena y de la fiscalía.

Nordine Amrani, de 33 años y con un amplio expediente criminal, conmocionó el pasado martes a Bélgica al abrir fuego y lanzar tres granadas de forma indiscriminada en una de las principales plazas de Lieja, un ataque que causó la muerte a cuatro personas y varios heridos de diversa consideración.

Al cómputo de fallecidos hay que sumarles el propio atacante, que se suicidó con un disparo de revólver, y una mujer hallada muerta en la casa de Amrani, quien habría sido asesinada momentos antes de la matanza de la plaza Saint Lambert.

La prensa belga destaca hoy que Amrani no debería haber sido puesto en libertad condicional ya que tanto la dirección de la cárcel de Marneffe (localidad del sureste del país, no lejos de Lieja), como la fiscalía consideraban que no había garantías suficientes de que no volvería a reincidir.

La fiscalía defendió entonces que Amrani fuera sometido a vigilancia electrónica, una opción respaldada por la dirección de la penitenciaría, pero finalmente fue puesto en libertad condicional en octubre de 2010 gracias a un informe psiquiátrico positivo, informa la agencia de noticias Belga.

Sin embargo, el abogado de Amrani, Jean-François Dister, aseguró que durante la audiencia en la que se decidió la liberación del atacante, la fiscalía no se opuso a la condicional.

Amrani fue liberado tras haber cumplido poco menos de la mitad de la condena de 42 meses de cárcel que le fue impuesta en 2009 por tráfico de estupefacientes.

En total, cinco personas perdieron la vida en la plaza Saint Lambert: el agresor, un joven de 15 años que murió en el acto y otras tres víctimas que fallecieron posteriormente a causa de las heridas, un bebé de 17 meses, un estudiante de 17 años y una anciana de 75.

Ayer se llevó a cabo la autopsia de la sexta víctima, una empleada del hogar que habría sido engañada por Amrani con el pretexto de una oferta laboral para que acudiera a su vivienda y que fue asesinada de un tiro en la cabeza.

Una treintena de heridos continúan ingresados en el hospital, de los que al menos cuatro siguen en cuidados intensivos, entre ellos un joven de 20 años.

La investigación continúa su curso para aclarar los motivos que llevaron a Amrani a perpetrar la matanza, mientras cobra fuerza la teoría de que se trató de un acto fríamente calculado.

Una marcha "blanca" en repulsa por el atentado y en recuerdo a las víctimas recorrerá las calles de Lieja este sábado, un recorrido que comenzará en la tristemente célebre Plaza Saint Lambert para dirigirse hasta el hospital de St Joseh, donde falleció el bebé.