Científicos chilenos y brasileños iniciarán mañana un viaje al Polo Sur, justo cuando se cumplen cien años de la llegada del explorador noruego Roald Amundsen, para extraer un testigo (cilindro) de hielo que permitirá comprender la evolución del clima en los últimos 500 años.

Según informó hoy en un comunicado el Instituto Antártico Chileno (Inach), la expedición, compuesta por quince brasileños y dos chilenos, partirá este viernes desde la ciudad chilena de Punta Arenas, en el extremo austral del continente americano.

Desde allí viajarán al Círculo Polar Antártico y llegarán hasta el glaciar Unión, ubicado en la cordillera Heritage, en las montañas Ellsworth, una zona en la que permanecerán 35 días y deberán soportar temperaturas de hasta 35 grados bajo cero.

Allí extraerán un testigo de hielo desde 150 metros de profundidad, tomarán muestras del aire para ver sus componentes y desarrollarán estudios de geomorfología del glaciar para conocer los procesos que originan su relieve.

Según explica el científico brasileño Jefferson Simões, el estudio del cilindro de hielo permitirá saber cómo se ha desarrollado la historia del clima de los últimos 500 a 2.000 años en la Antártica, con el fin de conectar la información con el clima de América del Sur.

El proyecto, titulado "Clima de Sudamérica y Antártica (CASA): buscando teleconexiones por medio de registros de testigos de hielo", tiene un costo de un millón de dólares para un periodo de tres años y en él también participan científicos de Estados Unidos y Nueva Zelanda.