Existen "serias sospechas" de que la muerte del líder libio Moamar Gadafi fue un crimen de guerra, dijo el jueves el fiscal de mayor rango en la Corte Penal Internacional.

Después de reunirse con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el argentino Luis Moreno Ocampo dijo a periodistas que envió una carta al director del Consejo Nacional de Transición en Libia en la que pregunta sobre los planes del gobierno de investigar presuntos crímenes de guerra de todas las partes, entre ellas los insurgentes.

La sublevación popular contra el régimen de 42 años de Gadafi concluyó en octubre con su captura y muerte bajo circunstancias poco claras. Relatos de testigos y un video del depuesto dictador tomado después de que fue detenido por combatientes rebeldes muestran que fue golpeado y sometido a otras vejaciones, y hubo fuertes indicios de que fue asesinado mientras estaba bajo custodia.