El Congreso aprobó el jueves un proyecto de ley de defensa por 662.000 millones de dólares y ahora lo enviará al presidente Barack Obama para su promulgación.

Los senadores emitieron 86 votos a favor y 13 en contra con el fin de aprobar la legislación, la cual autorizará 662.000 millones de dólares para personal militar, sistemas de armas, las guerras en Afganistán e Irak y programas de seguridad nacional en el Departamento de Energía para el año fiscal que comienza el 1 de octubre.

En una muestra inusual que trascendió los habituales partidismos, la Cámara de Representantes votó en favor de la medida por 283-136 el miércoles por la noche. El senador John McCain, el republicano de mayor rango en el Comité de Servicios Armados, calificó el jueves la cooperación como "un rayito de esperanza" en un Washington sumamente dividido.

El comentario pasó por alto una puja intensa por las disposiciones sobre supuestos terroristas que enfrentó a la Casa Blanca con el Congreso, abrió divisiones entre republicanos y demócratas y provocó la indignación de los grupos defensores de los derechos civiles.

La suma del proyecto es 27.000 millones de dólares menos de lo que Obama deseaba y 43.000 millones de dólares menos que lo que el Congreso asignó al Pentágono este año, un reflejo de los presupuestos federales deficitarios, el fin de la guerra en Irak y la reducción de operaciones en Afganistán.

La Casa Blanca amenazó inicialmente con vetar el proyecto, pero retiró la amenaza el miércoles por la tarde bajo el argumento de que los cambios legislativos de último momento ya no obstruían la capacidad del presidente para combatir el terrorismo.