El gobierno boliviano puso fin a una controversia con una eléctrica nacionalizada en 2010 tras alcanzar un acuerdo compensatorio con un socio minoritario de esa empresa, informó el jueves el ministro de Hidrocarburos, José Luis Gutiérrez.

Gutiérrez informó en rueda de prensa que el gobierno pagará 240.000 dólares a Carlson Dividend Facility (CDF), subsidiaria de la suiza Swedfund, por el 0,63% del paquete que la compañía poseía en la generadora Corani nacionalizada en mayo de 2010 y de la que era accionista mayoritaria la francesa GDF Suez.

El gobierno llegó a un acuerdo con Suez en octubre a la que acordó compensar con 18,4 millones de dólares, pero faltaba acordar con Carlson.

El presidente Evo Morales nacionalizó aquel año las cuatro mayores generadoras eléctricas que fueron privatizadas en la década pasada y que estaban en manos de Suez, de la británica Rurelec y de accionistas bolivianos.

Con estos dos últimos todavía no hay acuerdo y la Rurelec anunció el inicio de un arbitraje para obtener una compensación.

El representante legal de Carlson, Fernando Sánchez, entregó el paquete accionario al ministro de Hidrocarburos.

"La junta de accionistas de Carlson ha determinado aprobar la transacción y la transferencia de las acciones que representaba la sociedad desde el año 2003", indicó Sánchez.