Un grupo de desconocidos intentó esta madrugada quemar y pintó grafitis ofensivos en una mezquita de Jerusalén, aparentemente en un nuevo ejemplo de la política del "precio" que aplica el sector más radical del nacionalismo israelí.

El ataque no causó daños a la estructura, pero sí ennegreció algunas paredes, debido a que los bomberos recibieron pronto el aviso y tardaron poco en llegar, según medios locales.

La mezquita, ubicada en la parte oeste (judía) de la ciudad, apareció con cuatro pintadas en hebreo, entre ellas, "Marcada para demolición", "Mahoma está muerto" y "(Meir) Kahane tenía razón", en alusión al asesinado rabino cuyo partido fue ilegalizado por el racismo y ultranacionalismo de sus planteamientos.

Una cuarta pintada reza "Precio", la citada política de represalias que efectúan los colonos más fundamentalistas, en general contra palestinos.

La Policía israelí ha cerrado la mezquita y emprendido una investigación conjunta con el Shin Bet, los servicios secretos en el interior.

El alcalde de la ciudad, Nir Barkat, aseguró que mantendrá "tolerancia cero contra cualquier tipo de violencia".

En otro aparente ataque de ultraderechistas israelíes, dos coches palestinos fueron incendiados esta madrugada en el norte de Cisjordania, uno al sur de Nablus y otro cerca de Kalkilia, según el Ejército israelí.

La política del "precio" alcanzó ayer un especial protagonismo en el debate político en Israel, a raíz del ataque por medio centenar de ultraderechistas contra una base militar israelí en Cisjordania, en vez de contra palestinos, como es más habitual.

El asalto, en el que resultó herido leve un oficial, se produjo aparentemente en respuesta a rumores de que el Ejército tenía intenciones de desmantelar un asentamiento judío en cumplimiento de un dictamen del Tribunal Supremo.

El incidente recibió la condena casi unánime en el país (donde el Ejército es una de las instituciones más respetadas y el servicio militar es obligatorio tanto para hombres como para mujeres) y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, anunció la formación de un equipo especial para tratar los casos de colonos judíos radicales que ataquen a soldados.