El Consejo Permanente de la OEA aprobó el miércoles un informe sobre la eficacia de la Carta Democrática Interamericana, que recomienda la creación de un relator especial y la aplicación de mecanismos que sirvan de alertas tempranas de interrupciones a la democracia.

La aprobación por consenso del informe, fruto de deliberaciones recogidas durante cinco reuniones y encomendada en junio por la Asamblea General, estuvo a punto de descarrilarse cuando la delegación venezolana planteó la necesidad de incluir en el texto la participación del pueblo en la gestión pública.

Estados Unidos, Canadá y el secretario general de la OEA José Miguel Insulza objetaron la introducción de la figura "del pueblo" en el documento, por lo que las delegaciones necesitaron negociar a puertas cerradas durante tres horas hasta acordar una redacción.

Tras la negociación, el texto aprobado señala que "algunos estados destacaron la importancia de la participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública a través de las vías institucionales respectivas".

Insulza dijo a periodistas al término de la sesión que quedó satisfecho con la redacción final del informe, que será elevado a la Asamblea General.

"El texto original me olía a poder popular y eso no me gusta. A muchos le gusta arrogarse la representación del pueblo y por eso no me gustaba. Viví cuando decían que el poder popular era más importante que el gobierno", dijo refiriéndose a la turbulencia política que vivió su Chile natal a comienzos de la década de 1970.

Insulza se mostró escéptico en cuanto a las posibilidad de crear un ombudsman porque a "algunos países les cuesta aceptar cosas más tenues", y dijo que veía más factible la ampliación de atribuciones del secretario general.

El secretario general descartó que la OEA viva una crisis financiera al mostrarse confiado de que Brasil y Venezuela paguen antes de fin de año sus cuotas de membresía por un total cercano a los nueve millones de dólares, lo cual ha creado un déficit de siete millones de dólares en el presupuesto del organismo.

"Tenemos un presupuesto balanceado en la medida que los países paguen, y por lo general pagan, no tengo razón para grandes temores", dijo Insulza, quien no ve en la creación reciente de la Comunidad de Estados de Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) competencia alguna.

"El CELAC no cuesta plata, así que no veo competencia. El problema es cómo financiamos nuestras cosas (en la OEA), no cómo competimos", agregó.

Insulza negó que hubiera una tendencia reciente de pobre acatamiento de los estados a las decisiones del sistema interamericano, pese a que Brasil no ha pagado su cuota y retiró su embajador desde que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares relacionadas a la construcción de la represa Belo Monte.

El funcionario subrayó los esfuerzos que realiza la OEA para "defender la democracia con un carácter inclusivo" ante críticas agudas que recibe la organización no solamente de legisladores conservadores en el Congreso de Estados Unidos que desean suspender el financiamiento, sino también por presidentes izquierdistas como el venezolano Hugo Chávez o el ecuatoriano Rafael Correa.

"Ser de centro no es lo más cómodo en general. Mantener el equilibrio no siempre es lo más fácil", señaló.

Insulza señaló que la OEA tendrá como prioridades en el 2012 la preparación de la cumbre de las Américas, prevista en abril en Colombia; la celebración a fines de junio de una cumbre sobre drogas solicitada por el presidente peruano Ollanta Humala, y el debate sobre el fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos.

El Consejo Permanente someterá a votación en enero un informe presentado el miércoles por un grupo de trabajo que encabeza la delegación mexicana, el cual busca equiparar mejor el trato que se le da a los estados con la era democrática actual.

"Es cierto que hay problemas de libertad de expresión en algunos países, pero cuando los funcionarios de la CIDH van a los países no corren hoy los mismos riesgos de seguridad que cuando iban durante las dictaduras", dijo. "La relación tiene que ser de mayor cooperación".

___

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo