Estados Unidos devolvió a Irak parte de una vajilla saqueada de un palacio del exdictador iraquí Sadam Husein que un restaurante de lujo de la Gran Manzana empleaba como reclamo para atraer a la clientela, informó hoy la Fiscalía federal del Distrito Sur.

El fiscal federal neoyorquino, Preet Bahrara, también anunció la devolución a las autoridades iraquíes de varios platos de porcelana que pertenecieron a la familia del depuesto rey Faisal II que también había adquirido el mismo local, situado en el barrio del Upper East Side en Manhattan.

Ambos lotes fueron entregados el martes a la Misión Permanente de Irak ante Naciones Unidas, según detalló la oficina del fiscal Bahrara en un comunicado de prensa.

En octubre pasado, el restaurante "Autumn" empezó a servir a sus comensales un menú degustación con venado en salsa de dátiles, llamado "Spoils" (botín), sobre una vajilla bañada en oro que perteneció a Husein, y que fue adquirida por Michael Rakowitz, un artista estadounidense de origen iraquí.

Los responsables del local -que cambia de nombre con cada estación- explicaron a Efe que los platos eran una muestra de la opulencia del régimen "y representan la rica y complicada historia de un lugar siempre malentendido por sus invasores".

Las vajillas eran propiedad de Rakowitz, quien afirmó haberlas adquirido en un mercado de Bagdad lleno de artículos saqueados de los palacios de Sadam Husein tras la caída del régimen en 2003.

Sin embargo, la Fiscalía de Nueva York investigó el origen de los objetos y descubrió que todos fueron importados ilegalmente a EE.UU. y vendidos a través de la página web de subastas eBay.

La oficina del fiscal se lo notificó así al restaurante, que colaboró con las autoridades y aceptó voluntariamente devolver las piezas a sus propietarios legítimos en Irak.