Miles de aves migratorias están muertas o heridas después que se estrellaron en el piso tras aparentemente confundir un estacionamiento, campos de fútbol, carreteras y otras áreas del sur de Utah con cuerpos de agua.

Una experta estatal en la fauna consideró que es el peor percance de este tipo que ha visto.

Las cuadrillas de auxilio retiraron las aves muertas y rescataron a las sobrevivientes heridas después que chocaran con el suelo en el área de St. George el lunes por la noche.

Al mediodía del miércoles, algunos voluntarios habían ayudado a rescatar más de 3.000 aves, colocándolas en un estanque cercano. Se desconoce cuántas murieron exactamente, aunque las autoridades calculan que fueron más de 1.500.

Las condiciones de tormenta probablemente generaron confusión en la parvada de somormujos de cuello negro, un ave acuática similar a los patos que probablemente se dirigía a la costa mexicana a pasar allá los meses de frío, indicaron las autoridades de la fauna.

No se han reportado seres humanos lesionados ni daños en propiedades.