Los secretarios mexicanos del Trabajo y de la Función Pública renunciaron el martes al gabinete del presidente Felipe Calderón para buscar competir por un asiento en el Senado en 2012.

El mandatario dijo que aceptó la renuncia de Javier Lozano como secretario del Trabajo y de Salvador Vega como titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), el órgano anticorrupción del gobierno.

El secretario particular del gobernante, Roberto Gil, también renunció a su cargo con el mismo propósito de buscar llegar al Congreso.

Los tres funcionarios salientes son militantes del conservador Partido Acción Nacional (PAN), grupo político del que también forma parte el presidente.

El 1 de julio de 2012 se realizarán comicios para elegir al nuevo presidente de México, pero también para renovar las cámaras de diputados y senadores.

El PAN determinó hace unas semanas que los funcionarios públicos que busquen una candidatura para los comicios del 2012 debían renunciar antes del 15 de diciembre.