El Torneo Apertura argentino ha dejado un campeón indiscutible, el Boca Juniors, algunos técnicos en la cuerda floja y a merced de una decisión de los dirigentes y otros que dudan sobre su continuidad incluso en equipos que han sido exitosos en el año que concluye.

El que ha pegado el primer portazo pos Apertura ha sido el uruguayo Jorge 'Polilla' Da Silva, quien el lunes último clasificó al Godoy Cruz de Mendoza para la Copa Libertadores del año próximo.

"Decidí irme porque hubo cosas que no me gustaron a partir de que perdimos algunos partidos y varios cuestionaron mi trabajo. Me voy y ya se lo comuniqué al presidente (Mario) Contreras", comentó el uruguayo.

Da Silva había adelantado que dejaría el equipo si el Godoy Cruz no conseguía el billete a la Libertadores, por lo que su decisión ha caído como un balde de agua fría entre los jugadores e hinchas del cuadro mendocino.

Quien quería quedarse pero terminará yéndose por decisión de los dirigentes será Ricardo La Volpe, que sólo duró 14 partidos en el banquillo del Banfield, último en el torneo que concluyó este lunes.

'El bigotón', que se formó como futbolista en el Banfield en el puesto de guardameta, llegó al conjunto del sur del Gran Buenos Aires en agosto, con el Apertura comenzado y en sustitución de Sebastián Méndez.

Sin embargo, en medio de versiones que aluden a su mala relación con los jugadores, no pudo encarrilar a un equipo que ha perdido 13 de los 18 partidos que jugó en el torneo (tiene uno que completar con el Estudiantes de La Plata).

Es incierta y llena de rumores la situación de Diego Cagna, que dirigió los últimos siete partidos del certamen al alicaído Newell's Old Boys tras la renuncia en septiembre de Javier Torrente.

Siete puntos sobre 27 sumó bajo su conducción el equipo de la ciudad de Rosario, cuyos dirigentes están obsesionados con el exseleccionador paraguayo Gerardo Martino, un hijo dilecto del Newell's.

El Tigre encarará el Torneo Clausura 2012 con el objetivo de evitar el descenso pero todavía no sabe con certeza si Rodolfo Arruabarrena seguirá al mando del equipo.

El exjugador del Villarreal español pretende una mejora económica en su contrato y que se aceiten "cuestiones ajenas a lo deportivo", según dijo, para continuar en el club del norte del Gran Buenos Aires, que ha hecho una buena campaña en el Apertura pero está en zona de descenso directo.

Insólitamente, envuelto en un mar de dudas está el Vélez Sarsfield, campeón del primer torneo local de 2011 y semifinalista de las copas Libertadores y Sudamericana también de este año.

Su entrenador, Ricardo Gareca, uno de los nombres que suenan para la selección colombiana, puso una cuota de suspenso a su continuidad al indicar que supone un problema para él la renuncia como director deportivo del club de Christian Bassedas, quien desea comenzar su carrera como técnico.

Al parecer, Juan Manuel Azconzábal dejará de ser interino para ser confirmado como técnico del Estudiantes, que despidió durante el Apertura a Miguel Russo, y han desaparecido las turbulencias en el All Boys para José Romero, que lleva más de cuatro años al frente de ese equipo del barrio porteño de Floresta.

Algo de paz en esta cuestión deberían tener el Boca Juniors con Julio Falcioni -otro de los analizados en Colombia-, el San Lorenzo con el recientemente fichado Leonardo Madelón, el Independiente con Ramón Díaz, el Racing Club con Diego Simeone, el Belgrano con Ricardo Zielinski y el Colón con Mario Sciacqua.

En idéntica situación estarían también el Olimpo con el recién llegado Héctor Rivoira, el San Martín de San Juan con Daniel Garnero, el Arsenal con Gustavo Alfaro, el Argentinos Juniors con Néstor Gorosito, el Unión con Frank Kudelka, el Atlético de Rafaela con Carlos Trullet y el Lanús con Gabriel Schurrer.