Cuatro ciudadanos estadounidenses fueron recientemente detenidos erróneamente a través de Comunidades Seguras, aún después de que el gobierno de Barack Obama dijo que el programa federal sólo se enfocaría en personas con delitos graves, denunció el miércoles la ACLU.

El mes pasado fueron detenidos tres ciudadanos de ascendencia hispana y en julio fue arrestado otro ciudadano de raza hispana, destacó en conferencia de prensa la Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).

Antonio Montejano, por ejemplo, dijo que fue detenido el 5 de noviembre en la ciudad de Santa Mónica, luego que Sears llamara a la policía porque salió de la tienda sin pagar por un par de caramelos y un perfume.

Montejano dijo que había pagado unos 600 dólares en productos en Sears, pero la tienda de almacén no le dio la oportunidad de pagar por los dulces y perfume, valorizados en un total de menos de 15 dólares.

El ciudadano nacido en Los Angeles fue acusado de robo menor y pasó dos noches en la cárcel de Santa Mónica. Pero en vez de salir libre bajo fianza o palabra, como en un cualquier otro caso similar, Montejano fue retenido a pedido de Comunidades Seguras y enviado a la cárcel del condado de Los Angeles.

En la cárcel del condado, nadie le creyó que era ciudadano, recordó Montejano, quien habla con acento pues dice haber vivido tanto en México como en Estados Unidos. Montejano salió libre a los cuatro días, sólo después de que la ACLU enviara al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) su pasaporte y certificado de nacimiento.

Sears Holdings Corp. dijo que su política establece un tratamiento justo para todas las persona que son halladas en situaciones de posible robo.

"Como regla general, de tener evidencias de robo, tomaremos medidas para procesar a los sospechosos, sin darles la oportunidad de pagar por lo presuntamente hurtado a fin de no discriminar contra personas que no tienen con qué pagar", dijo la portavoz Kimberly Freely en un comunicado.

Un estudio del Chief Justice Earl Warren Institute on Law & Social Policy, en la Facultad de Leyes de la Universidad de California en Berkeley, reveló en octubre que unos 3.600 ciudadanos había sido arrestados a través de Comunidades Seguras desde el inicio del programa en 2008 a abril de 2011.

ICE tampoco contestó inmediatamente, pero en octubre dijo que no arresta ciudadanos estadounidenses y que enfoca sus recursos en la identificación y deportación de personas que está cometiendo delitos graves.

A través de Comunidades Seguras, policías locales notifican electrónicamente al ICE cada vez que detienen a un inmigrante que vive en el país sin autorización.

Una vez fichado, las huellas dactilares del arrestado son cotejadas con bases de datos de violaciones migratorias del Departamento de Seguridad Nacional y de antecedentes penales del FBI. Si se confirma que el arrestado carece de autorización para vivir en el país legalmente, se inicia un proceso que suele terminar en la deportación.

La detención de los cuatro ciudadanos ocurre después de que el gobierno de Obama dijera en junio que Comunidades Seguras se enfocaría en deportar a inmigrantes con delitos graves.

"Este es un programa básicamente funciona mal", dijo Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional sobre Leyes de Inmigración. "Exigimos hoy al condado y el municipio angelino que pare de colaborar con inmigración y que el gobierno (de Obama) pare Comunidades Seguras de una vez por todas".

Montejano y otro ciudadano detenido, José Velázquez, hijo, planean demandar a las autoridades por encarcelamiento injusto.

---

E.J. Támara está en Twitter como @ejtamara