El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad añadir el control fronterizo en la disputada región sudanesa de Abyei entre las labores incluidas en el mandato de la misión que el organismo tiene allí desplegada.

Los quince miembros del máximo órgano internacional de seguridad adoptaron una resolución en la que se pide a la llamada Fuerza de Seguridad Interina de Naciones Unidas para Abyei (UNISFA) que colabore con las autoridades de Sudán y Sudán del Sur en las tareas de control de la frontera entre ambos países en esa región.

Se trata de una novedad en el mandato de la UNISFA, compuesta por tropas etíopes, que ahora deberán velar por que se cumplan los pactos alcanzados entre las dos naciones para crear un mecanismo de control fronterizo y además tendrá que prestar ayuda operativa para el desarrollo de esa iniciativa, como había pedido ya el secretario general, Ban Ki-moon.

"Reconocemos la necesidad urgente de que Sudán y Sudán del Sur inicien el proceso de normalización fronteriza", indica la resolución, que subraya que "la situación a lo largo de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur constituye una amenaza contra la paz y la seguridad internacionales".

Ambas naciones aceptaron en una serie de acuerdos en junio y julio que crearían una zona fronteriza desmilitarizada además de un mecanismo de seguridad conjunto, al que ahora la UNISFA debe atender en sus "actividades operativas", según establece la nueva resolución del Consejo de Seguridad.

La fuerza de la ONU se involucrará así en la selección de los sectores de ese espacio desmilitarizado y apoyará a los equipos que formen el mecanismo de seguridad, pero también llevará a cabo "verificaciones, investigaciones, seguimiento, funciones de arbitraje, coordinación e intercambio de información".

Además, podrá realizar patrullas y deberá "garantizar la seguridad como sea necesario", así como impulsar "la confianza mutua entre las partes", según subraya la resolución, que pide a los Gobiernos de Jartum y Yuba que apliquen los acuerdos alcanzados hasta ahora sobre Abyei.

Abyei ha sido escenario en los últimos meses de enfrentamientos entre Jartum y el Movimiento Popular de Liberación de Sudán (MPLS) sobre todo desde que las tropas sudanesas ocuparan el pasado 21 de mayo ese territorio cuya soberanía está pendiente de resolverse tras la independencia del sur.

En su último informe sobre la situación en la región, la ONU confirmó que las fuerzas militares de ambos países continúan en la región, con lo que incumplen los acuerdos alcanzados sobre Abyei, y pidió su retirada.