El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y próceres nacionales como Simón Bolívar son los protagonistas de un belén poco convencional, donde el Niño Jesús, la Virgen María y San José pasan a un segundo plano en favor de la revolución y los iconos del socialismo que promueve el Gobierno venezolano.

Instalado en el centro de Caracas, esta curiosa representación del pesebre cambia pastores por indígenas, a los padres del Niño Jesús por una pareja de llaneros (como se conoce a los nativos de la región de los Llanos) y ambienta el nacimiento en la actualidad de Venezuela.

Este belén socialista está organizado por el Ministerio de la Mujer y centra la escenografía en la figura de Chávez que, con la Constitución en la mano, acompaña al Libertador Simón Bolívar, al militar Ezequiel Zamora o al cantautor Alí Primera.

Esta revisión de las tradiciones navideñas fue apoyada hoy por el mandatario venezolano que, en el lanzamiento de un nuevo programa social, recordaba el origen humilde y carácter revolucionario de Jesucristo.

"Jesús apenas nació se convirtió en un perseguido del poder establecido, porque él nació, ya bebé, antiimperialista; ya bebé, nació anticapitalista", aseguró Chávez al lanzar la Misión En Amor Mayor, destinada a atender a los mayores excluidos del sistema de seguridad social.

Los emblemas de la gestión de Chávez también son acogidos en este curioso pueblo navideño, donde las construcciones de un pesebre tradicional se convierten en "ranchitos" de la Gran Misión Vivienda Venezuela, uno de los programas sociales más ambiciosos del Gobierno en este último año para solventar el déficit de viviendas del país.

La recién creada Misión Hijos de Venezuela, lanzada ayer en una transmisión televisiva de varias horas dirigida por Chávez a embarazadas en extrema pobreza, también es recreada en este belén junto al metrocable, un sistema de teleférico que conecta el centro de la capital con el popular barrio de San Agustín.

"Esa es la idea de este cambio, de la revolución, estar con Chávez, con todo su proyecto, con esas misiones que tiene tan hermosas para la gente para los más necesitados", explicó a Efe Luis Alberto Gómez, un visitante de 54 años que resaltaba la belleza del montaje.

Tampoco han faltado un recuerdo a los medios de comunicación como el canal internacional Telesur y una referencia al desaparecido y popular programa "Aló Presidente".

"Es un nacimiento donde se muestran los logros de la revolución", consideró Mónica Meriño, que visitó el belén junto a su hijo de dos años.

Este montaje navideño permanecerá en Parque Central, en el centro de Caracas, hasta el comienzos de febrero de 2012 y, en enero, se le añadirán las figuras de los Tres Reyes Magos, aún ausentes.

María José Benavente