Fiscales brasileños reclaman una indemnización de 10.600 millones de dólares a la empresa petrolera estadounidense Chevron debido a los daños ambientales producidos por una filtración de petróleo en uno de sus pozos submarinos, se informó el miércoles.

Los fiscales federales también le piden al juez que ordene a Chevron y Transocean Ltd., el perforador contratista del pozo donde ocurrió el derrame en noviembre, detener todas sus actividades en territorio brasileño por un período indefinido.

"Durante una investigación, la oficina del fiscal general descubrió que Chevron y Transocean no fueron capaces de controlar el daño causado por el derrame de cerca de 3.000 barriles de petróleo, prueba de la falta de planificación y gestión ambiental de las empresas", dice el comunicado de los fiscales.

Chevron, en un comunicado enviado por correo electrónico, dijo que no había recibido ninguna notificación de la acción de los fiscales federales y que los reguladores petroleros de Brasil no los habían contactado sobre el tema.

"Desde el principio, Chevron respondió de manera responsable al incidente en el yacimiento de Frade y ha tratado de manera transparente con todas las autoridades brasileñas", dijo la compañía.

La mayor parte de la extracción de petróleo de Brasil se realiza en alta mar, y ahí es donde se concentra el trabajo de Chevron. La compañía posee plantas de fabricación de lubricantes en Río de Janeiro y Sao Paulo. No estaba claro si estas operaciones se verían afectadas por cualquier decisión que pueda tomar un juez antes las peticiones de los fiscales federales.

Transocean dijo en un comunicado que tampoco había recibido ninguna notificación oficial sobre las medidas de los fiscales. "En el momento, nuestras plataformas operan en aguas brasileñas y seguimos cooperando con las autoridades", afirmó.

A finales de noviembre, la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil prohibió a Chevron cualquier actividad de perforación en Brasil hasta que concluyera una investigación sobre el derrame.

La filtración comenzó el 7 de noviembre cuando Chevron excavaba un pozo de alivio a 370 kilómetros (230 millas) de la costa. Las autoridades dijeron que se han vertido más de 415.000 litros (110.000 galones) de petróleo en el océano.