El gobernador de la región siberiana de Irkutsk, Dmitri Mézenzev, simpatizante del partido oficialista Rusia Unida (RU), concurrirá a las elecciones presidenciales rusas de marzo.

Mézenzev, que fue nombrado gobernador de Irkutsk en 2009 por el presidente ruso, Dmitri Medvédev, aceptó el reto de participar en los comicios presidenciales después de que los trabajadores del ferrocarril de Siberia Oriental le informaron de que propondrían su candidatura a través de un grupo de iniciativa.

Competirá por la presidencia, paradójicamente, con el primer ministro ruso y líder del partido del que es simpatizante declarado, toda vez que copreside el Consejo Central de partidario de Rusia Unida.

También comparte con Putin el lugar de nacimiento, San Petersburgo (entonces Leningrado) y su etapa en el Ayuntamiento de esa ciudad, donde ambos trabajaron a principios de los años noventa bajo el mando del alcalde Anatoli Sobchak.

En junio de este año, cuando llegaba tarde a un vuelo regular Irkuts-Moscú de la compañía Aeroflot, retuvo la salida del avión por lo que éste despegó una hora más tarde de lo previsto.

Las conversaciones entre el piloto y la torre de control del aeropuerto siberiano, que revelaban las ordenes de Mézenzev para retener el vuelo, se colaron en Internet y la fiscalía de Transporte de Siberia Oriental abrió una investigación para determinar que el retraso del vuelo fue ilegal.