El juicio contra cinco exejecutivos de la compañía chilena "La Polar", por la renegociación unilateral de deudas a cientos de miles de clientes se inició hoy en Santiago, enmarcado en más de 300 querellas y en un ejército de varias decenas de abogados, informaron fuentes judiciales.

Los imputados, que arriesgan penas de hasta quince años de prisión, son Pablo Alcalde, exgerente general y expresidente de la compañía; Nicolás Ramírez, exgerente general; Julián Moreno, exgerente de productos financieros, María Isabel Farah, exgerenta de administración y Santiago Grage, exgerente de finanzas.

El caso saltó a la luz pública el pasado 10 de junio, cuando la firma admitió que desde hace varios años renegoció unilateralmente, aumentando los intereses, las deudas de unos 420 mil clientes, lo que derrumbó en 620 millones de dólares el valor bursátil de la cuarta cadena de tiendas por departamentos del país.

Las renegociaciones eran utilizadas para alterar los balances, ocultando las pérdidas por deudas morosas

Los cinco están imputados por uso de información privilegiada, entrega de información falsa al mercado y transgresiones a la ley de bancos, aunque a tres de ellos, con excepción de Martínez y Grage, se les imputa además el delito de lavado de activos.

En su exposición inicial ante la jueza María Verónica Orozco, el fiscal Luis Inostroza elevó el número de clientes estafados a 965.040 entre los años 2006 y 2011, con un total de 7.996.566 renegociaciones unilaterales, lo que supone un promedio de 8,2 por cada cliente.

"Los imputados, al menos desde enero de 2006 y hasta junio de 2011, realizaron de forma coordinada una serie de actuaciones a través de las cuales afectaron a los mercados, a la banca, a sus accionistas, a sus inversionistas y al sistema económico en general", aseveró Inostroza, que actúa el caso junto al fiscal José Morales.

Fuentes de la Fiscalía dijeron que el organismo se encuentra preparando nuevas imputaciones contra los acusados, que en los prolegómenos del juicio se han achacado, a través de sus abogados, unos a otros las responsabilidades, asegurando desconocimiento de los manejos de la empresa.

Se prevé que la primera fase del juicio se prolongue por tres audiencias, hasta el próximo viernes.

Entre enero y septiembre, La Polar, que también tiene varias tiendas en Colombia, acumulaba pérdidas por 1.106 millones de dólares, mientras la nueva administración trata de recuperar la confianza de sus accionistas y clientes, a los que ha pagado compensaciones por el engaño.

El caso de La Polar aceleró la aprobación, el pasado noviembre de una ley que garantiza los derechos de los consumidores en el mercado financiero.