La Oficina Anticorrupción solicitó el miércoles al juez argentino que investiga el pago de sobornos a funcionarios locales por parte de la firma Siemens, que envíe un exhorto para acceder a la acusación formal presentada en la víspera contra ex ejecutivos de la compañía alemana en Estados Unidos.

"Solicitamos que se propicie el exhorto correspondiente a fin de obtener copia de la documentación de aquella investigación que avale la veracidad de tal información y que posibilite tomar conocimiento de los hechos que sustentan la mentada acusación por parte de la justicia norteamericana", según el texto del organismo dirigido al juez federal Ariel Lijo, a cargo de la investigación.

El Departamento de Justicia estadounidense acusó el martes formalmente a ocho ex ejecutivos de Siemens por el pago de unos 100 millones de dólares en sobornos a miembros de los gobiernos de Carlos Menem (1989-1999) y Fernando De la Rúa (1999-2001) para asegurarse un contrato de 1.000 millones de dólares para producir los documentos nacionales de identidad de los argentinos.

Un ex miembro del comité central ejecutivo de Siemens, Uriel Sharef, y dos ex directores de Siemens Argentina son algunos de los acusados de asociación delictuosa para violar la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero y el estatuto de fraude electrónico, según el Departamento de Justicia. Asimismo, fueron acusados de lavado de dinero, confabulación y fraude electrónico.

Bajo la gestión de Menem, Siemens obtuvo en 1998 el contrato para la confección de DNI en Argentina en una licitación que un año después fue cuestionada por la Oficina Anticorrupción al comprobar serias irregularidades.

En 2001 el gobierno de De la Rúa canceló el contrato, pero según la acusación emitida por la justicia estadounidense la empresa pagó nuevos sobornos para borrar las pruebas de la estafa.

Tras una investigación interna, Siemens admitió en 2009 el pago de sobornos y echó a los ejecutivos implicados. También desembolsó 1.000 millones de dólares en multas en Alemania y Estados Unidos, donde cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York.

En Argentina no hay detenidos ni procesados por el caso.