Rusia y la Unión Europea (UE) acordaron la hoja de ruta para eliminar el régimen de visados mutuo, documento que será aprobado en la cumbre que ambas potencias celebran el jueves en Bruselas, reveló hoy el diario ruso "Kommersant".

El influyente diario ruso ha tenido acceso al documento denominado "Pasos conjuntos para pasar el régimen sin visado de los viajes cortos de ciudadanos de Rusia y UE".

"El texto es contundente y ambicioso. Ahora empezamos a trabajar para alcanzar el objetivo común, aprobar los "Pasos conjuntos" y empezar su ejecución en la cumbre", explicó al rotativo la responsable de la política exterior de la UE, Catherine Ashton.

Según el documento, las potencias acordaron avanzar paso a paso en cuatro bloques: protección de documentos y biometría; inmigración ilegal y readmisión; orden público, seguridad y cooperación jurídica; y relaciones exteriores.

La hoja de ruta no tiene que ser firmada para que comience su ejecución, aclaró a "Kommersant" el Ministerio de Exteriores ruso, por lo que los mandatarios de Rusia y UE, Dmitri Medvédev y Herman Van Rompuy, respectivamente, se limitarán a anunciar el inicio del proceso durante la cumbre.

"Una vez que se cumplan todos los "Pasos conjuntos", las partes, de acuerdo a los procedimientos internos, tomarán la decisión de iniciar las negociaciones para eliminar el régimen de visados", cita la resolución del documento publicada en el diario ruso.

En la práctica, esta fórmula diplomática significa que "si bien Moscú está dispuesta a empezar la negociación en cualquier momento, la UE necesitará consultarlo con todos sus miembros", aclara el periódico.

Los diplomáticos rusos consultados por Kommersant calculan que el cumplimiento de todos los pasos llevarán alrededor de un año.

"Partimos de la base de que el cumplimiento de los "Pasos" no llevará mucho tiempo. Durante un año podríamos intercambiar información con nuestros socios de la UE para luego empezar a trabajar en el texto del acuerdo" para eliminar el régimen de visados", aseguró Anzar Azímov, alto funcionario de Exteriores.

La UE impuso una condición relativa al respeto a los derechos humanos que Moscú trató de sacar del documento, sin éxito ante la insistencia de Bruselas.

La hoja establece que la eliminación del régimen de visados tendrá en cuenta "las relaciones entre la evolución de los flujos migratorios y la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales, así como el respeto a la supremacía del derecho".