La familia de Rita Wald, una opositora al régimen militar (1968-1989) desaparecida a los 17 años en 1977, presentó hoy una solicitud ante la Procuraduría General de Panamá para la reapertura del caso, donde responsabilizó como presunto autor del hecho al exgeneral Manuel Antonio Noriega.

"Hemos presentado una formal solicitud para la reapertura del caso de mi hermana Rita Wald, víctima de una desaparición forzada el 27 de marzo de 1977, por la dictadura militar de Omar Torrijos, siendo su G-2 (jefe de inteligencia) Manuel Antonio Noriega, a quien acusamos de ser el autor intelectual y material de esta desaparición forzada", señaló Edwin Wald a Efe.

El caso de la desaparición forzada de Rita Wald, cuando tenía 17 años de edad, fue sobreseído provisionalmente por la Justicia panameña el 13 de septiembre de 1994, trece días después de que asumiera la presidencia de Panamá, Ernesto Pérez Balladares.

Wald explicó que la solicitud se basa en el "acuerdo amistoso" alcanzado con el Estado panameño ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el pasado 26 de octubre en Washington.

"El Estado panameño se comprometió en el arreglo amistoso, en su punto seis, a seguir con la investigaciones hasta llegar a dar no solo con los responsables y sancionarlos sino, si es posible, a encontrar sus restos", matizó.

Wald recordó que un acuerdo similar se había establecido en 2006 con el Gobierno del presidente Martín Torrijos (2004-2009), pero nunca llegó a concretarse.

Noriega regresó el pasado domingo a Panamá luego de pagar 20 años de cárcel por narcotráfico en Estados Unidos, a cuyo Ejército se entregó en enero de 1990 tras la invasión del 20 de diciembre de 1989, y casi tres años en Francia por blanqueo de capitales.

Noriega, que fue el "hombre fuerte" de Panamá entre 1983 y 1989, ocupa una celda "sin lujos", como han destacado las autoridades panameñas, en la prisión El Renacer, situada a orillas del Canal, en una zona selvática que hasta el año 2000 estaba bajo el control del Ejército de Estados Unidos.

El exdictador, ha sido juzgado en ausencia en Panamá y tiene pendientes por cumplir en su país varias penas que suman más de 60 años de cárcel, fue el último general que sojuzgó este país durante el periodo dictatorial inaugurado en 1968 por un golpe encabezado por el general Omar Torrijos, fallecido en 1981.