Octavi Centelles, uno de los hijos del fotoperiodista español Agustí Centelles, expresó hoy el descontento suyo y de su hermano Sergi con la exposición de la obra de su padre en Nueva York, aunque también minimizó las críticas que ha recibido.

"El positivado de las fotos es en general oscuro, la iluminación es muy deficiente y las fotos no son del todo representativas de su obra", dijo Octavi Centelles a Efe, que añadió que no obstante se han sentido "heridos con lo publicado" en algún periódico catalán crítico con la muestra.

Centelles se refirió a artículos de opinión publicados en prensa española sobre la muestra, organizada por el ministerio de Cultura de España en dependencias de la Universidad de Nueva York (NYU).

Según señaló Octavi Centelles, él y su hermano Sergi se desplazaron "expresamente a Nueva York" para ver la exposición "por la controversia y los ataques".

"Ya sabíamos que no era la sala de un museo, sino que era de la universidad", destacó Octavi, que señaló que "han venido a visitarla los profesores de la universidad, los alumnos y un total de 84 grupos de estudiantes".

Pese a ese descontento, puntualizó que la muestra sirve para presentar la obra de su padre "a fuentes universitarias" y es la "primera piedra" para la difusión de su obra en Estados Unidos.

"Se nos han prometido otras dos exposiciones en Nueva York, además de una itinerancia por Estados Unidos", afirmó el hijo del fotoperiodista, que también indicó que "ya hay seis universidades que han pedido albergar la muestra, se ha llegado a un acuerdo con los Institutos Cervantes" y están "hablando con el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA)".

El Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca (España) adquirió en 2009 el archivo de Centelles después de una serie de desencuentros de los hijos del fotógrafo con la Generalitat de Cataluña, que también estaba interesada en las fotografías.

"Tenemos unos pactos con el ministerio y esperamos que se cumplan", destacó Centelles, quien siempre ha reivindicado que cedieron la obra de su padre a un menor precio a cambio de la difusión que les prometió el ministerio.

Entre los acuerdos a los que llegaron para difundir la obra, figura hacer accesible a través de internet las instantáneas del fotógrafo y dedicarle una sala del nuevo edificio del centro documental de Salamanca, en España.