El gerente general de los Lakers de Los Ángeles, Mitch Kupchak, reconoció que el equipo había sufrido un gran "descalabro" al fracasar el traspaso del base Chris Paul y que el alero Lamar Odom se negara en rotundo a seguir dentro de la franquicia.

Kupchak se presentó hoy ante los medios de comunicación para tratar de explicar lo que había sucedido en los últimos cuatro días en los que los Lakers se han quedado sin el base Chris Paul y con la marcha de Lamar Odom, quien decidió dejar la franquicia al saber que estaba incluido en el traspaso a los Hornets.

Kupchak dijo que tras la negativa de Odom a seguir con los Lakers, no le quedó más remedio que trabajar en un traspaso en el que no tuviera que recibir ningún jugador a cambio y eso sólo se lo ofrecieron los Mavericks

"Soy consciente de que ayudamos a los Mavericks, pero era la única salida que teníamos para no recibir a ningún jugador a cambio y sí un derecho de selección", explicó Kupchak. "Además, creo que Lamar (Odom) se merecía ir a un equipo con aspiraciones dada su clase".

Cuando llegó el turno de explicar qué había sucedido con el fallido traspaso de Paul, Kupchak dijo que había sido una sorpresa el veto del comisionado de la NBA, David Stern.

"Creo que la mejor definición que podemos hacer es que su decisión fue completamente inesperada y luego no pudimos reconducir una segunda fase de negociaciones porque pensamos que nos íbamos a encontrar con el mismo problema", comentó Kupchak.