No es lo normal ver a la esposa de un deportista multimillonario ofrecer entrevistas en la radio para explicar los motivos que llevó a su marido dejar un equipo e irse con otro, pero eso fue lo que hizo Diedre Pujols.

La esposa de Albert Pujols, el segundo pelotero mejor pagado en la historia del béisbol profesional, explicó en un entrevista concedida a la emisora de radio cristiana "99.1 Joy FM", de San Luis, que estaban dispuestos a seguir en la ciudad, aunque perdiesen dinero, pero los cinco años de contrato fue la gran decepción.

El pasado jueves, el dominicano Pujols firmó un contrato por 10 años y 254 millones con los Angelinos de Los Ángeles, sin pagos diferidos, además de otros 10 años de un contrato de servicios personales al terminar ese trato.

La última oferta de los Cardenales para Pujols fue de 10 años y 210 millones, con 30 millones diferidos, pero de acuerdo a Diedre no era la que Dios quería para su esposo.

"De la oferta de los Cardenales que la gente vio en televisión quisiera aclarar una cosa, si nos la hubieran dado con garantías, ahora mismo seguiríamos en San Luis", declaró Diedre Pujols a la emisora cristiana de San Luis, que recibe algunos de sus fondos por parte de Pujols.

Diedre insistió durante la entrevista que en principio no tenían planes de dejar San Luis, ni Pujol a los Cardenales, el único equipo con el que ha jugado como profesional hasta ahora, porque no había razón para hacerlo si de verdad los directivos de la franquicia querían que se quedasen.

Pero el momento clave del futuro de Pujols estuvo en la oferta inicial de los Cardenales, que fue de sólo cinco años y 130 millones de dólares.

Luego la última hecha por los Cardenales llegó tarde y fue inferior a la que le hicieron los Angelinos, que al final iba a ser la que aceptó al que consideró también una "señal" divina, algo que ha enfurecido a los seguidores del equipo de San Luis.

Diedre dice no entender el "odio" que tienen ahora los seguidores del equipo a su esposo después de todo lo que ha dado al equipo y a la comunidad.

"Albert nunca ha mentido. La gente decía 'pensábamos que lo conocíamos'. Bueno, lo que les puedo decir es que nosotros pensábamos que los conocíamos a ellos", comentó Diedre. "La ciudad de San Luis fue totalmente engañada".

La esposa del toletero también aseveró que no sentía rencor por los Cardenales o el dueño del equipo, Bill DeWitt, y que entendía la frustración de los aficionados con la decisión de su esposo.

"Es cosa de Dios", declaró al final de la entrevista. "Nos pusieron en un equipo llamado Angelinos".