Una coalición de organizaciones pro-derechos humanos internacionales exhortó hoy al Cuarteto para Oriente Medio a que presione a Israel para que acabe con su política de asentamientos judíos y demoliciones de propiedades palestinas contrarias al derecho internacional.

Representantes del Cuarteto (integrado por EEUU, UE, ONU y Rusia) tienen previsto entrevistarse por separado con israelíes y palestinos hoy y mañana, en la tercera visita que efectúan a la zona en los últimos tres meses, con el objeto de reanudar el diálogo de paz entre ambas partes, estancado desde hace más de un año.

En un comunicado, la coalición integrada por 20 ONG internacionales, entre ellas Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch y Oxfam Internacional, pide al Cuarteto que muestre un enfoque distinto, entre otros motivos, por el número récord de desplazados palestinos por las políticas israelíes.

El grupo de 20 ONG denuncia que el número de demoliciones en Cisjordania y Jerusalén Este en el último año provocó el desplazamiento de un número récord de familias palestinas de sus hogares, medida que se ha visto acompañada por el incremento de asentamientos israelíes y los actos violentos de colonos judíos.

"El incremento de la expansión de asentamientos y las demoliciones de casas están llevando a los palestinos al abismo, destruyendo su forma de vida y perspectivas para una paz justa y duradera", expresa en la nota el director ejecutivo de Oxfam Internacional, Jeremy Hobbs.

Hobbs apunta que "existe una creciente desconexión entre las conversaciones del Cuarteto y la situación sobre el terreno. El Cuarteto tiene que revisar radicalmente su enfoque y mostrar que puede crear un cambio en las vidas de palestinos e israelíes".

Las ONG mencionan que desde comienzos de año Israel ha destruido más de 500 viviendas, cisternas y otras estructuras palestinas en Cisjordania y Jerusalén Este, lo que provocó el desplazamiento de más de un millar de palestinos, según datos de la ONU.

Estas cifras suponen que el número de desplazados se ha doblado en comparación al mismo período del año pasado y es la más alta desde por lo menos 2005.

En cuanto a la expansión colonial, Israel ha aprobado la construcción de 4.000 nuevas unidades de vivienda en Jerusalén en los últimos 12 meses, el número más elevado desde al menos 2006, según la ONG israelí Paz Ahora.

En noviembre, el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu anunció los planes para acelerar la construcción de 2.000 nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este, en respuesta a la aceptación de Palestina como miembro de pleno derecho de la Unesco.

La violencia por parte de colonos judíos contra palestinos y sus propiedades se ha incrementado un 50 por ciento este año en comparación con 2010, y un 160 por ciento respecto a 2009, según informes de la ONU.

Entre los sectores más afectados en los desplazamientos figura la comunidad de beduinos de la periferia de Jerusalén, apunta el documento de las ONG, que señala que más de 2.300 podrían ser reubicados ilegalmente por las autoridades israelíes en otros lugares, lo que destrozaría su forma de vida tradicional.