El gobernador del Banco de Canadá y presidente del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) del G20, Mark Carney, dijo hoy que las medidas adoptadas la semana pasada por el Banco Central Europeo (BCE) son "bienvenidas", pero dijo que sólo son un primer paso.

Carney también recomendó que países como España, con déficit persistente en su cuenta corriente, flexibilicen su mercado laboral para aumentar su competitividad.

Carney afirmó durante una entrevista en la radio pública canadiense CBC que las medidas adoptadas por el BCE antes del inicio de la cumbre de la Unión Europea fueron "muy importantes".

Sin embargo, el gobernador del Banco de Canadá añadió que no considera que sean suficientes "para asegurar finalmente que la unión monetaria europea funciona totalmente o funciona de forma tan efectiva como podría".

De esta manera, el gobernador se refirió a una serie de medidas adoptadas por el BCE para inyectar liquidez al sistema financiero entre ellas el recorte de los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 1 %.

El BCE también procederá a una subasta a tipo de interés fijo y adjudicación plena y relajó las condiciones que exige a los bancos comerciales para prestarles liquidez.

Carney dijo hoy que estas medidas "ayudarán a asegurar que el sistema bancario europeo, durante un periodo, tiene acceso a la financiación en términos bastante competitivos".

"Eso es muy bienvenido. Es muy positivo para Canadá" añadió.

Carney también se refirió a la situación del mercado laboral de algunos países de la Unión Monetaria, como España.

Según Carney, en una unión monetaria lo que es importante es el déficit de cuenta corriente.

"Si se está en un unión monetaria y de forma persistente tienes más importaciones que exportaciones, se necesita una forma de financiarlo", dijo Carney.

El gobernador del Banco de Canadá añadió que para financiar esos déficit persistentes "es necesario tener una economía muy flexible para que una vez que te encuentras en una posición de déficit, como es el caso de España con respecto al déficit de cuenta corriente, tu mercado laboral funcione con mucha eficiencia".

"Ese grado de flexibilidad no está presente en la Unión Europea", añadió Carney.