El Foro de Periodistas de Moscú (FPM) calificó hoy las masivas protestas de los ciudadanos rusos contra los resultados de las elecciones del 4 de diciembre como "resistencia civil" e instó a los medios de comunicación a ser honestos y defender la verdad.

"Una sociedad privada de la información veraz será con toda seguridad privada en algún momento de las libertades fundamentales: libertad de opinión, libertad de elección y expresión de sus preferencias políticas", subraya la declaración del Foro, citada por la agencia Interfax.

El FPM considera que los años de censura y presión sobre la labor de los medios de comunicación, la obligación de mentir impuesta a redacciones enteras y a algunos periodistas "derivaron consecuentemente en lo sucedido en estas elecciones" parlamentarias de diciembre.

"Hoy se ha creado en nuestro país una situación preocupante y peligrosa. Es obvio que parte de la sociedad se niega a reconocer los resultados de las elecciones. La gente considera que fueron injustas, deshonestas y faltas de libertad", señalan los firmantes de la declaración.

El Foro recuerda que "en momentos como éste los medios de comunicación tienen especial responsabilidad".

"Ocultar la verdad sobre las dimensiones y verdaderas causas del descontento, las mentiras sobre los motivos y exigencias reales provocan agresividad, desconfianza y desmesura de todas las partes de la resistencia civil. Y es precisamente resistencia civil lo que se da hoy en Rusia", resalta el FPM.

Igualmente, los periodistas del Foro recuerdan que también los ciudadanos deben "apoyar a los periodistas que escriben, relatan y graban la verdad".

"Si la sociedad no protege a los periodistas, los periodistas no podrán proteger a la sociedad", concluye la declaración.

El Foro de Periodistas de Moscú fue constituido en febrero de 1994 por una treintena de profesionales de la información, que firmaron una declaración de principios para establecer las bases del periodismo libre y honesto.

En la mayor protesta en 20 años, alrededor de 50.000 manifestantes exigieron el sábado en Moscú la celebración de nuevos comicios parlamentarios, la anulación de los resultados falsificados, la liberación de los presos políticos y la investigación de todas las irregularidades.

Protestas similares tuvieron lugar en San Petersburgo y las principales ciudades de la Rusia europea, Siberia y el lejano oriente, sin que las fuerzas del orden intervinieran para dispersar a los opositores, ni siquiera en los casos en que las manifestaciones no estaban autorizadas.