Un enfrentamiento registrado hoy entre policías y estudiantes que bloqueaban la autopista que une a la capital mexicana con el balneario de Acapulco dejó dos muertos, constató Efe en el lugar de los hechos.

Las víctimas, identificados como Gabriel Echeverría y José Alexis Herrera Pino, participaban en el bloqueo de la Autopista del Sol a la altura de Chilpancingo, capital del sureño estado de Guerrero, para pedir al gobernador Ángel Aguirre Rivero la reanudación de clases en la Escuela Normal de Ayotzinapa, ubicada en el municipio de Tlixtla.

Tras un prolongado tiroteo registrado al mediodía y el incendio de una gasolinera, los dos jóvenes fallecidos quedaron tendidos cada uno en un sentido de la autopista.

Los agentes llegaron al lugar unos diez minutos después de que alrededor de doscientos estudiantes cerraran los dos sentidos de la autopista para lograr una reunión con el gobernador que duró más de cinco horas.

Los estudiantes, quienes se preparan para ser maestros, pedían la reanudación de clases en su escuela, suspendidas hace varios días por los profesores en demanda de un aumento salarial y oportunidades de trabajo para ellos.

Un portavoz de la Policía Federal dijo a Efe que miembros de esa corporación que participan en el operativo "Guerrero Seguro" contra el crimen organizado no están involucrados en el enfrentamiento, y agregó que los que dispararon podrían ser policías municipales.

Al lugar de los hechos llegaron cuerpos de bomberos, miembros de la Cruz Roja, así como soldados y policías federales, quienes abrieron el paso de los vehículos luego de cinco horas de mantener acordonada la zona.

En declaraciones a Efe, un miembro de la organización no gubernamental Red Guerrerense de Derechos Humanos, Manuel Olivares, reprobó el "asesinato de dos estudiantes, hijos de campesinos, a mansalva", mientras los narcotraficantes se siguen paseando por las calles del estado de Guerrero.

En tanto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH, defensoría del pueblo) anunció el inicio de "queja de oficio por la muerte de dos jóvenes" que perdieron la vida durante un choque entre "policías federales y estudiantes".

Señaló que brindará apoyo jurídico y psicológico a los familiares de las víctimas y que "permanecerá atenta a la actuación de servidores públicos" y de las investigaciones que emprendan para el esclarecimiento de estos "lamentables y condenables" hechos.

El Ejecutivo mexicano también lamentó "profundamente" lo ocurrido y dijo que trabajará en colaboración con las autoridades locales de Guerrero para castigar a los responsables de la muerte de los dos estudiantes, indica un comunicado de la Secretaría de Gobernación (Interior).

Por otra parte, esta noche la Procuraduría General de la República (PGR) informó hoy que inició una investigación por delitos federales "derivados del homicidio de dos estudiantes" de la escuela normal 'Raul Isidro Burgos' de Ayotzinapa Guerrero".

El Gobierno federal puso en marcha el pasado 6 de octubre la operación "Guerrero Seguro" para controlar los altos niveles de violencia en esa región del sur del país.

Según el Gobierno mexicano, la cifra de homicidios vinculados con la acción del crimen organizado creció en Guerrero un 100 % en términos anuales entre enero y septiembre de 2011.