Las autoridades bolivianas pidieron a un juez argentino información sobre Sergio Schoklender, exapoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, como parte de una investigación por "corrupción y enriquecimiento ilícito" en Bolivia, informaron hoy fuentes judiciales.

La titular de la Unidad de Información Financiera de Bolivia, Mariana Sánchez Salas, pidió al juez argentino Norberto Oyarbide datos sobre los movimientos de Schoklender y de su empresa Meldorek.

Según las fuentes, en el exhorto recibido por Oyarbide consta que el exapoderado de las Madres de Plaza de Mayo es investigado en Bolivia por presuntos delitos de "corrupción y enriquecimiento ilícito" pero sin dar detalles de los casos bajo pesquisa.

La Unidad de Información Financiera de Bolivia también solicitó datos sobre antecedentes penales y movimientos migratorios de otras 135 personas, entre ellas Alejandro Gotkin, socio de Meldorek.

Oyarbide investiga a Schoklender por supuesto fraude y lavado de dinero con planes de viviendas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

El exapoderado ha asegurado que las Madres de Plaza de Mayo han manejado en forma irregular fondos en el extranjero y que aportaron dinero a la campaña electoral de la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Además acusó al secretario de Obras Públicas, José López, de cobrar sobornos en el manejo de fondos públicos concedidos para el plan "Sueños Compartidos", por el que las Madres de Plaza de Mayo construyeron viviendas populares en todo el país hasta el escándalo de mayo pasado, cuando intervino la justicia federal.

En tanto, la policía boliviana abrió en septiembre pasado una investigación por la adopción supuestamente ilegal por parte de Sergio Schoklender y su esposa, Viviana Sala, de un niño nacido en Bolivia en 1999.