El presidente de EE.UU., Barack Obama, opinó que si Argentina paga deudas en mora desde el cese de pagos de 2001 "enviará al mundo una fuerte señal de que está interesada" en recibir más inversiones.

"Es mutuamente beneficioso tanto para Argentina como para Estados Unidos que honre sus antiguos compromisos con sus acreedores", dijo en una entrevista exclusiva que publica hoy el diario La Nación de Buenos Aires.

Fondos de inversión especulativa de EE.UU. y otros acreedores privados reclaman a Argentina el pago de bonos en mora por unos 19.000 millones de dólares que se negaron a refinanciar en los canjes de bonos de 2005 y 2010.

Asimismo, el país sudamericano no ha logrado avanzar en negociaciones con el Club de París para refinanciar deudas por unos 6.700 millones de dólares que también permanecen en mora desde el cese de pagos de 2001, el mayor de la historia (unos 102.000 millones de dólares).

"En Cannes, conversamos sobre la importancia de que la Argentina normalice su relación con la comunidad internacional financiera y de inversiones e insté a la Argentina a tomar medidas concretas para la cancelación total de las deudas pendientes", comentó el mandatario estadounidense.

El presidente de EE.UU. también señaló que "presionar" a Irán es un "objetivo común" para Washington y Buenos Aires, que le reclama al Gobierno de Teherán cooperación para investigar el atentado contra la mutualista judía AMI en 1994 que causó 85 muertos y por el que están acusados nueve iraníes, entre ellos el expresidente Alí Akbar Rafsanjani.

Además sostuvo que confía en que las relaciones entre la Casa Blanca y Buenos Aires se "profundizarán" en el segundo mandato que inició el pasado fin de semana su homóloga argentina, Cristina Fernández.

"La relación entre ambos países es más fuerte que cualquier incidente", aseguró al dar por superado una disputa de comienzos de año, cuando Argentina se incautó de equipos militares con la excusa de que no habían sido declarados a su llegada a Buenos Aires en un avión y en el marco de acuerdos de cooperación.

Estados Unidos "es y seguirá siendo el socio natural" de América Latina, remarcó Obama luego de afirmar que su país ve "con buenos ojos" el surgimiento de "una China pacífica y responsable que contribuye a la seguridad y la prosperidad mundial".