La Liga de Quito viajó hoy a Chile consciente de lo difícil que será remontar el marcador de 0-1 en el partido de vuelta del próximo miércoles contra la Universidad de Chile por la final de la Copa Sudamericana.

"Vamos tranquilos, sabiendo que no es fácil, que no somos favoritos, pero no sería la primera vez que este grupo me demuestra el hecho de revertir situaciones complicadas", indicó hoy a los periodistas el entrenador del equipo, el argentino Edgardo Bauza.

Los jugadores también mostraron su optimismo de revertir el marcador, aunque para ello "tengamos que dejar el alma en la cancha", según dijo Patricio Urrutia.

Pero no solo será el marcador en contra lo que deberá remontar Liga, sino esperar si jugadores importantes en su alineación lograrán recuperarse de lesiones, como el propio Urrutia, Miller Bolaños y Néicer Reasco.

"Sabemos que va a ser difícil, pero lo importante es que cada uno de nosotros tiene esa convicción de hacer un buen partido y poder traer la Copa a Ecuador", aseveró el defensa Giovanny Caicedo.

Bauza definirá mañana la alineación que presentará, que podría ser la siguiente: Alexander Domínguez; Jorge Guagua, Norberto Araujo, Diego Calderón; Enrique Gámez, Fernando Hidalgo, Lucas Acosta (Ulises De la Cruz), Paul Ambrossi, Luis Bolaños; Ezequiel González y Hernán Barcos.

También viajaron el guardameta Daniel Viteri, los defensas Giovanny Caicedo, Argenis Moreira, Galo Corozo, José Valencia; los centrocampistas William Araujo, Miller Bolaños, José Cevallos, Patricio Urrutia; los delanteros Claudio Bieler y Walter Calderón.