El expresidente de la región española de Valencia (este) Francisco Camps comparece hoy ante la justicia acusado de un delito de cohecho impropio por aceptar regalos de una trama de corrupción.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) inició hoy el juicio contra Camps, uno de los máximos dirigentes del Partido Popular español (PP, centroderecha) hasta que presentó su dimisión este pasado verano por este asunto.

También se juzga al exsecretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV) Ricardo Costa, acusado también de un delito de cohecho impropio por aceptar regalos.

Ambos dirigentes conservadores se sientan en el banquillo ante un jurado popular por adquirir trajes y otras prendas de vestir en diferentes establecimientos de Madrid que fueron supuestamente abonados por los responsables de la trama "Gürtel", lo que posteriormente fue conocido como "la causa de los trajes".

Se les acusa de haber supuestamente recibido regalos, en concreto varios trajes y otras prendas de vestir, abonadas por "Orange Market", una de las empresas de la trama de corrupción dirigida por Francisco Correa (caso Gürtel).

Según consta en el sumario, Camps recibió, al menos doce trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, prendas valoradas en 14.021 euros que fueron adquiridas y pagadas por responsables de la trama.

Costa y Camps, que dimitió de su cargo al frente del Gobierno valenciano el pasado 20 de julio tras conocer que sería juzgado, niegan esta acusación y aseguran que todo lo que adquirieron lo pagaron ellos.

Ambos políticos comparecerán individualmente ante las partes del proceso, que podrán hacerles preguntas delante del magistrado presidente, Juan Climent.

La causa se inició en febrero de 2009 en la Audiencia Nacional española, a raíz de una operación contra la corrupción, el blanqueo de capitales y el tráfico de influencias.

La investigación implicó a un grupo de aforados valencianos, por lo que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad asumió las diligencias, que casi tres años después han derivado en un juicio contra Camps y Costa.

El exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería regional de Turismo Rafael Betoret también formaban parte de este grupo por idénticos motivos, pero el pasado 16 de septiembre asumieron su culpabilidad y fueron condenados a sendas culpas de 9.600 euros.