Cientos de salvadoreños acudieron hoy al templo de la Virgen de Guadalupe, erigido en su honor en San Salvador, para rendirle culto y agradecerle en esta fecha en que, según la creencia católica, se conmemoran 480 años de su aparición en México.

Familias enteras vestidas de campesinos acudieron a la Basílica de Guadalupe, conocida como La Ceiba de Guadalupe, para agradecerle a la patrona de México y de América Latina por los favores recibidos o pedir por su salud, el trabajo o cualquier otro tipo de necesidad.

Las niñas con atuendos de campesinas y los niños con ropa similar a la de Juan Diego, a quien según la tradición la virgen se le apareció en 1531 en el cerro Tepeyac (México), llevaron velas y flores a la "virgen morena", junto a sus padres.

También como símbolo del agradecimiento por los favores recibidos algunos dejaron parte de sus vestimentas, como sombreros de palma, y pequeños bolsos de pita, llamados cebaderas.

En las afueras del templo, mientras los feligreses hacían cola para venerar a la virgen y otros participaban en una misa en su honor, decenas de vendedores comercializaban diferentes artículos alusivos a la guadalupana, entre ellos cuadros con su imagen.