Kevin Lunsmann, un estadounidense de 14 años, logro escapar tras pasar casi cinco meses secuestrado por supuestos terroristas relacionados con Al Qaeda en una remota región al sur de Filipinas, indicaron hoy fuentes policiales.

Kevin Lunsmann consiguió contactar el sábado por la tarde con las autoridades en una aldea de la isla de Basilan tras andar descalzo por la jungla durante dos días, indicó el alcalde de la localidad de Lamitan, Roderick Furigay.

"Le dimos comida porque estaba hambriento y dijo que estaba bien, aunque cansado", afirmó Furigay a los medios locales.

El adolescente, con moratones y rasguños por la travesía, dijo a sus captores que quería darse un baño en el río, momento que aprovechó para huir, y siguió un río hasta que se encontró con unos aldeanos.

Lunsmann fue secuestrado junto con su madre y un pariente filipino el pasado 12 de julio mientras veraneaban en la isla de Tigtabon, en la sureña región de Mindanao.

La madre, Gerfa Yeatts, fue liberada el pasado 2 de octubre, mientras que el pariente, Romnick Jakaria, también escapó dos semanas más tarde.

Las autoridades culpan del secuestro a Abu Sayyaf, un grupo terrorista fundado en 1991 por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética y relacionado con Al Qaeda.

A este grupo se le atribuyen varios de los ataques más sangrientos de los últimos 15 años en el archipiélago y un alto número de secuestros de locales y extranjeros en el convulso sur del país. (foto)