Criticado como una persona que tuvo acceso a información confidencial en Washington, el nuevo líder en la contienda por la nominación republicana Newt Gingrich eludió las críticas de Mitt Romney en un debate de campaña el sábado por la noche.

Gingrich le dijo al ex gobernador de Massachusetts: "La única razón por la que no te convertiste en un político de carrera es porque perdiste ante Teddy Kennedy en 1994".

"Eso es probablemente cierto", replicó Romney, que perdió aquella carrera por el Senado. Luego bromeó al decir que de haber alcanzado su sueño de la infancia, "habría sido una estrella de fútbol (americano) toda mi vida, también".

El ex presidente de la Cámara de Representantes también se defendió de los ataques de Ron Paul, representante de Texas, y de Michele Bachmann, representante de Minnesota, en el primer debate desde que ganó terreno rápidamente hasta encabezar las encuestas a nivel nacional y en Iowa.

Las asambleas electorales del 3 de enero en dicho estado iniciarán la competencia para la Convención Nacional Republicana de delegados que escogerá un candidato para enfrentarse al presidente Barack Obama.

Bajo los cuestionamientos de parte de Paul, Gingrich dijo que nunca ha cabildeado a favor de Freddie Mac, la agencia hipotecaria que le pagó al menos 1,6 millones de dólares para que le diera asesoría estratégica. A lo que Paul respondió: "Es dinero de los contribuyentes. Y estábamos ayudándolos a salir del problema".

Los seis contendientes se dividieron en partes iguales en torno a una legislación que será sometida a voto en el Congreso antes de que concluya el año, con miras a extender en 2012 un recorte al impuesto sobre nóminas para financiar el Seguro Social.

Romney, Gingrich y Paul se pronunciaron a favor. Bachmann, el gobernador de Texas Rick Perry y el ex senador de Pensilvania Rick Santorum se opusieron a la medida.

Cualquiera que sea el impacto de sus diferencias en su aspiración a la presidencia, el desacuerdo interno bien podría dificultar la legislación que Obama ha propuesto y que los líderes republicanos en el Congreso ven como esencial si el partido quiere evitar que el electorado lo etiquete como una agrupación que eleva impuestos.

El tono fue respetuoso, al menos en los primeros momentos del debate, con mucho en juego al reunirse los seis rivales en la capital de Iowa. El debate fue el 12do desde que empezó la larga campaña y el primero desde que Herman Cain declinó su candidatura luego de acusaciones de acoso sexual y un romance extramarital.

La vida personal de Gingrich también se convirtió en un tema de campaña y salió a relucir brevemente el sábado por la noche.

Cuestionado sobre si la fidelidad marital era una preocupación válida para los votantes a la hora de escoger un candidato, Perry dijo: "si uno engaña a su esposa, engañará a su socio de negocios. Es una característica en que la gente se fija".

Gingrich, que se ha divorciado un par de veces y ha admitido pasadas infidelidades, dijo que el asunto era importante, y agregó: "He cometido errores a veces y he tenido que recurrir a Dios para su perdón".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino