El precandidato republicano a la presidencia de EE.UU. Newt Gingrich consolida hoy su ventaja en las encuestas, a menos de un mes del comienzo del proceso de primarias y tras una buena actuación en el debate de la pasada noche.

Sendos sondeos de Marist que publica hoy la cadena de televisión NBC News adjudican al expresidente de la Cámara de Representantes cómodas distancias frente a su más próximo perseguidor, el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, en los estados clave de Carolina del Sur y Florida.

En Carolina del Sur, la ventaja es de casi 20 puntos porcentuales. Este estado, que celebrará su primaria el 21 de enero, es importante porque el ganador de esta primaria siempre ha acabado siendo el candidato republicano para las elecciones presidenciales.

Según el sondeo, Gingrich recibe en este estado el apoyo del 42 por ciento de los votantes probables, un aumento de 35 puntos desde octubre, cuando Marist efectuó su última consulta en Carolina del Sur.

Por contra, Romney recibe el apoyo del 23 por ciento, un descenso de 5 puntos, mientras que ninguno de los restantes precandidatos llega al 10 por ciento.

Ron Paul recibe el 9 por ciento, mientras que el gobernador de Texas, Rick Perry, y la congresista Michele Bachmann cuentan con el 7 por ciento cada uno.

En Florida, Gingrich cuenta con el apoyo del 44 por ciento de los probables votantes, un salto de 38 puntos porcentuales con respecto a hace dos meses, mientras que Romney cae 4 puntos y se queda en el 29 por ciento.

El sondeo encuentra que el crecimiento en el apoyo a Gingrich se debe a un mayor respaldo al expresidente de la Cámara de Representantes entre los conservadores y los integrantes del movimiento derechista Tea Party.

Estos votantes se inclinaban en las últimas semanas por el empresario Herman Cain, quien se vio obligado a abandonar la carrera la semana pasada debido a un escándalo sexual.

Gingrich salió fortalecido del debate celebrado en Iowa anoche, en el que se defendió de los ataques que recibió del resto de oponentes como nuevo favorito y rechazó enmendar su opinión de que el palestino es un pueblo "inventado", con el argumento de que "es la verdad".

Por contra, Romney, que pese a ser millonario trata de presentar una imagen de ciudadano normal y corriente, cometió un error al responder a un ataque de Perry con una invitación a apostar "10.000 dólares", una cantidad muy lejos del alcance de un estadounidense medio.

En una prueba de que la ventaja de Gingrich empieza a causar preocupación entre los demócratas, este partido difundió hoy su primer vídeo en contra de este precandidato, al que acusa de ser "miembro original del Tea Party".

Hasta ahora, el Partido Demócrata había centrado sus ataques en Mitt Romney, considerado el candidato más probable hasta que comenzó el súbito ascenso del expresidente de la Cámara baja coincidiendo con la caída en desgracia de Cain.

Aunque hasta ahora la campaña electoral republicana se ha caracterizado por una serie de súbitos auges y caídas de los diversos candidatos, no se había dado aún el caso de que alguno de los aspirantes gozara de ventajas tan amplias.

El factor tiempo también corre en beneficio de Gingrich, pues a poco más de tres semanas para la primera cita electoral, el caucus de Iowa el 3 de enero, el resto de aspirantes apenas cuenta ya con tiempo para corregir impresiones y dependen, más que de sí mismos, de que el veterano político cometa un flagrante error.

Es algo que tampoco debería descartarse por completo, al menos si se tienen en cuenta las críticas de sus oponentes, que le describen como un hombre volátil e impredecible.

Los sondeos en Iowa adjudican a Gingrich ventajas en torno a los 13 puntos porcentuales.

La encuesta de Marist en Carolina del Sur se elaboró entre el 4 y el 6 de diciembre, entre una muestra de 2.107 votantes y con un margen de error del 2,1 por ciento. Entre los votantes, 635 consideraron probable que acudieran a votar.

En Florida, el sondeo se elaboró entre 2.119 votantes entre el 4 y el 7 de diciembre, con un margen de error del 2,1 por ciento. Un total de 469 consultados consideraron probable que acudieran a votar.

Macarena Vidal