Del clasicismo de Carole King, pasando por el sonido retro de She & Him y la extravagancia country de The Killers, hasta la vitalidad de Justin Bieber, existen más de cincuenta formas de cantar a la Navidad, como demuestra Kate Bush en "50 Words For Snow", un álbum acogido con entusiasmo por la crítica.

No hay cascabeles ni panderetas en este trabajo editado por la intérprete de "Wuthering Heights", en el que el piano constituye la materia prima de unas canciones largas, muy largas, además de pausadas y atmosféricas gracias a su elegante tono vocal, aptas para una tarde de refugio invernal al calor del fuego.

No son los únicos atractivos del atípico "50 Words For Snow", que cuenta con la colaboración de su compatriota Elton John y que, lanzado por el sello de la propia Bush (Fish People), constituye su primer disco con temas inéditos desde "Aerial" (2005).

De una fórmula más evidente han tirado los canadienses Michael Bublé y Justin Bieber, cada uno dentro de su registro. El joven Bieber, por ejemplo, ha acudido a Mariah Carey -delgada y luciendo escote de nuevo- para interpretar a dúo su célebre "All I Want For Chritsmas", que todos los años regresa al número 1 en EEUU por estas fechas.

"Under The Mistletoe", el nombre de su álbum, reúne a otras figuras destacadas como Usher y Chris Brown, en composiciones inéditas y clásicos actualizados en clave de pop y hip hop, como "El pequeño tamborilero", con el rapero Busta Rhymes y versos singulares como "Soy tan malo como Michael (Jackson), pero sigo siendo joven y me voy, me voy".

Más ajustado a los originales se presenta Bublé, un "crooner" reconocido internacionalmente, que interpreta 18 villancicos celebérrimos, como "White Christmas", con Shania Twain, "Jingle Bells", con Puppini Sisters, y "Mis Deseos/Feliz Navidad" con la mexicana Thalia.

De todos estos discos, "A Christmas Carole" es el que más se adapta al estándar de álbum navideño, no sólo porque tiene el sabor añejo de canciones como "Everyday Will Be Like A Holiday", sino porque su intérprete, Carole King, es un clásico en sí mismo, autora de joyas como "(You Make Me Feel Like) A Natural Woman".

King ha escuchado finalmente el consejo de amigos como James Taylor, que también publicaron en el pasado sus propios discos navideños, y ha grabado algunos de sus villancicos favoritos, como "Sleigh Ride", y temas inéditos, como el latino "Christmas Paradise".

No será el único lanzamiento de Universal, que ha recopilado en "Las 100 mejores canciones de Navidad" cinco heterogéneos discos con interpretaciones tradicionales a cargo de los Coros de las Escuelas Ave Marianas, clásicas por The Choir of King's College de Cambridge, nacionales a cargo de Juanes ("El burrito de Belén") o Raimundo Amador ("Alegría, alegría) e internacionales, con Lady Gaga ("Christmas Tree") y Weezer ("The first Noel").

La actriz Zooey Deschanel ha puesto en marcha la maquinaria de su aplaudido dúo musical She & Him junto a Matthew Ward para su tercera aventura discográfica, un álbum festivo titulado "A Very She & Him Christmas".

Deschanel reinterpreta temas como "Christmas Day", escrito por el ex Beach Boy Brian Wilson, "Have Yourself a Merry Little Christmas", que cantara Judy Garland en 1944, o "I'll Be Home For Chritmas", que grabó Bing Crosby en 1943.

Por su parte, los estadounidenses The Killers han presentado por quinto año consecutivo un tema inédito con motivo de estas fiestas, "The Cowboy's Christmas Ball", en el que hacen gala bajo cuerdas country de su espíritu lúdico, irónico y, como no podía ser menos en estos tiempos, también solidario.

Por eso este tema, así como los previos "¡Happy Birthday, Guadalupe!", "Don't Shoot Me Santa", "Boots", "A Great Big Sled" y "Joseph, Better You Than Me", han sido incluidos en el EP "(RED) Christmas", que lanzaron para su descarga el pasado 1 de diciembre, Día Mundial del Sida, con la intención de destinar lo recaudado a la lucha contra esta enfermedad.

Javier Herrero