Cientos de ciudadanos rusos volvieron hoy a las calles de algunas capitales regionales para denunciar, por segundo día consecutivo, los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado domingo, que muchos consideran fraudulentos.

La manifestación más numerosa, permitida por las autoridades locales, fue en Perm, donde más de 800 personas, según fuentes policiales citadas por Interfax, protestaron contra el partido oficialista Rusia Unida, liderado por el primer ministro ruso y candidato a la presidencia en los comicios de marzo, Vladímir Putin.

Poco más de un centenar de personas se congregaron en actos de protesta no autorizados en las ciudades siberianas de Novosibirsk y Omsk.

Los manifestantes de Novosibirsk, convocados por los partidos de la oposición, exigieron repetir los comicios en todos aquellos colegios electorales donde RU logró más de la mitad de los votos.

Mientras tanto, las autoridades policiales dejaron en libertad desde esta madrugada a la mayoría de las más de 130 personas detenidas ayer durante la mayor manifestación que recuerda Rusia en más de quince años.

En San Petersburgo, a 45 personas se les imputan faltas administrativas, igual que a otras 17 en la ciudad de Samara, a orillas del río Volga.

Doce personas fueron puestas en libertad en Piatigorsk, capital de la región de Stávropol, y otras doce en Tula, todas ellas detenidas ayer por tomar parte en protestas no consensuadas con las autoridades.

Decenas de miles de rusos salieron el sábado a las calles de medio centenar de ciudades en todo el país bajo el lema "Por unas elecciones limpias".

En Moscú, los manifestantes exigieron nuevos comicios parlamentarios, la anulación de los resultados falsificados y la destitución del presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), Vladímir Churov, al que muchos responsabilizan de las graves irregularidades registradas durante la jornada electoral.

La cuestión sobre la destitución de Churov, a propuesta del comunista Kirill Serdiukov, fue rechazada hoy por una mayoría de los miembros de la CEC.