Las dos principales economías emergentes de Asia, China e India, se opusieron hoy en el pleno de la Conferencia sobre Cambio Climático (COP17) de Durban a la propuesta impulsada por la Unión Europea (UE) de crear un acuerdo global en la lucha contra el calentamiento global.

La India, que desde el comienzo de las negociaciones el 28 de noviembre se ha mostrado reacia a asumir compromisos vinculantes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, aseguró hoy que no está en condiciones de asumir obligaciones que puedan limitar su desarrollo.

La postura India fue secundada también por China, lo que supuso un duro golpe para las negociaciones en la cumbre de Durban, que se prolongan ya dos días más de lo previsto, y que afronta el desafío de renovar un segundo Protocolo de Kioto, supeditado a un nuevo marco internacional que incluya a los principales emisores.

"Apoyamos la declaración de India. Cualquier acuerdo es legalmente vinculante, ¿pero cómo van a desarrollarlos?", se preguntó Xie Zhenhua, portavoz de la delegación china en el pleno informal de la cumbre.

El borrador presentado por la presidencia sudafricana del COP17 incluye la posibilidad de desarrollar este nuevo marco internacional a través de un protocolo, un instrumento legal o "un resultado legal", que acaba por vaciar de sentido la propia propuesta.

La principal objeción de los países en desarrollo al texto es que trata a todos los países por igual, sin especificar la responsabilidad histórica de los países desarrollados en la emisión de gases.

"Sólo pedimos una tercera opción", reclamó la ministra de Medio Ambiente de India, Jayanthi Natarajan, en referencia al tercer término incluido en el borrador.

"Este acuerdo habla de responsabilidades iguales. Nosotros hemos cumplido nuestros compromisos. Pero no es lo que se dice, sino lo que se hace. Algunos asumen compromisos pero no los cumplen, en su reducción de emisiones y en la transferencia de tecnología", añadió Zhenhua.

"Tenemos que crecer, luchar contra las consecuencias del cambio climático. Somos países en desarrollo", añadió el portavoz chino.

La UE ha abanderado en Durban la demanda de las economías occidentales y los países más vulnerables al cambio climático de avanzar en un acuerdo global que abarque la mayor parte de las emisiones.

Canadá, Rusia y Japón se han negado a renovar Kioto, el único tratado vinculante de reducción de emisiones, destinado únicamente a las economías desarrolladas, en el que no participa EEUU.

EEUU apoyó la propuesta de la Unión Europea, mientras que varios países en desarrollo secundaron a India, en su derecho a crecer económicamente y su menor contribución histórica al cambio climático.