El Real Mallorca, con su primera victoria fuera de casa desde hace nueve meses, agudiza la crisis de un Real Zaragoza que cada vez da más síntomas de estar en descomposición y que parece incapaz de reaccionar, al contrario de lo que ocurrió la pasada temporada.

El conjunto maño es un equipo agarrotado, sin un creador que ponga orden y pueda surtir de balones a los hombres de medio campo hacia arriba.

En él no se atisba nada, no da muestra una mínima luz de esperanza por lo que pone sobre el terreno de juego y da la sensación de que aunque jugara dos partidos seguidos sería incapaz de marcar un gol.

Al Mallorca, como al resto de rivales que ha tenido enfrente, le bastó estar sólido en defensa y no hacer regalos para llevarse con facilidad un partido que era de más de tres puntos, ya que zaragocistas y mallorquinistas son rivales en la lucha por la permanencia.

El conjunto insular salió dominando de inicio el balón ante un Zaragoza que pareció demasiado tenso por su delicada situación en la clasificación, aunque a partir del minuto veinte se igualó la situación.

El juego por parte de ambos conjuntos era inexistente y lo único que se podía apreciar era trabajo físico y nada más, porque el balón no salía de la zona medular y su presencia en las áreas era meramente testimonial.

Un error del conjunto local a la hora de sacar el balón controlado propició la primera ocasión del partido para los visitantes, en el minuto 36, que acabó en un remate a la cruceta de Álvaro.

Esa jugada fue el preludio del gol del equipo bermellón, que llegó tres minutos después, en un cabezazo de Víctor Casadesús junto al poste izquierdo.

La única ocasión local llegó en un mal despeje del meta israelí Dudu Aouate que no aprovechó Juan Carlos, cuyo disparo lejano, con el cancerbero fuera de su área, no llegó a su destino.

Tras el descanso, y a pesar de los cambios, el conjunto de Javier Aguirre no mejoró nada, siguió sin ideas, temeroso y sin presencia en el área, lo que hace que para poder marcar un gol se necesite un milagro.

Los minutos del segundo periodo se fueron desgranando sin que el conjunto maño creara un clara ocasión, a pesar de que dominó el juego, ante un Mallorca que no sufrió para llevarse los tres puntos.

Los minutos finales, ante la incapacidad del equipo, el público se dedicó a mostrar su malestar con el propietario del equipo, Agapito Iglesias, al que le pidió que se marchara con reiteración.

Ficha técnica:

0 - R. Zaragoza: Roberto; Zuculini (Lafita, min.46), Pinter, Lanzaro, Abraham; Ponzio; Barrera, Rúben Micael (Antonio Tomás, 62), Luis García (Ortí, min.46), Juan Carlos; y Hélder Postiga.

1 - R. Mallorca: Aouate; Cendrós, "Chico" Flores, Ramis, Cáceres; Pereira, Pina (Joao Víctor, min.82), Tissone, "Chori" Castro (Nsué, min.70); Víctor y Alvaro (Tomer, min.76).

Gol: 0-1. min.39. Víctor.

Arbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité Cántabro). Amonestó con tarjeta amarilla al local Luis García y al visitante Cendrós.

Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de liga disputado en el estadio de La Romareda ante unos 22.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del que fuera jugador del Real Zaragoza entre las temporadas 1971 y 1973, Salvador Bustamente.

Enrique Pérez