La violencia y la confusión reinan hoy en la capital de la República Democrática del Congo (RDC), donde se registraron numerosos choques protagonizados por seguidores de la oposición tras el anuncio ayer de la victoria del presidente del país, Joseph Kabila, en los comicios del pasado 28 de noviembre.

Según pudo constatar Efe, las calles de varios distritos de Kinshasa se han convertido en verdaderos campos de batalla, donde partidarios de la oposición, armados con piedras, machetes y cócteles molotov, se enfrentan con las fuerzas de seguridad, que utilizan gases lacrimógenos o disparan al aire para dispersar a la multitud.

Se desconoce todavía si los disturbios, que se iniciaron ayer poco después de conocerse los resultados, han dejado alguna víctima, pero fuentes de la oposición indican que las fuerzas de seguridad han detenido a numerosos jóvenes que participaban en las protestas.