El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, rectificó hoy una ley que el Parlamento había aprobado el miércoles que limita el uso de las motocicletas a una sola persona para reducir la violencia criminal que vive el país.

La medida, que será temporal, provocó reacciones de diversos sectores que consideran que miles de familias hondureñas serían afectadas porque la motocicleta los hombres la utilizan además para transportar a su esposa al trabajo o a los hijos a la escuela.

Lobo subrayó que el uso de las motocicletas hay que regularlo mientras se definen "otras medidas muy bien estructuradas" que le permitan a su gobierno evitar que ese tipo de transporte en manos de los delincuentes se conviertan "en poderosos instrumentos para hacerle daño a los hondureños".

Además, dijo que lamentaba la drástica decisión, porque muchas familias utilizan la motocicleta porque les permite un ahorro a su economía, máxime cuando se trata de familias pobres.

La iniciativa aprobada el miércoles establecía que en una motocicleta solamente se podría conducir una persona, en vista de que ese medio está siendo utilizado por dos hombres armados para cometer asesinatos.

Dos de esos crímenes en motocicleta fueron cometidos el martes y miércoles en Tegucigalpa contra la periodista Luz Marina Paz y el exsecretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Lucha contra el Narcotráfico Alfredo Landaverde.

Antes de sancionar la ley, Lobo dijo que se permitirá que en las motocicletas el conductor pueda ir acompañado de una mujer, que puede ser "la esposa o compañera", o sus hijos, que sean "menores de doce años".

En el mismo acto el gobernante sancionó el decreto de creación del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS) aprobado por el legislativo el miércoles con la ley que regula el uso de las motocicletas.

Honduras vive una ola de violencia criminal que ha obligado al Gobierno a tomar varias medidas, entre ellas una Operación Relámpago con la participación de policías y militares que ahora rige en tres regiones del país, Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes, y el oriental departamento de Olancho.