Los seis miembros del consejo de dirección del hospital de Calcuta donde ayer perdieron la vida en un incendio 90 personas serán llevados hoy ante el juez, informó a Efe una fuente policial.

Los arrestados son cuatro directores del centro sanitario y dos directivos de las empresas propietarias del complejo sanitario, que serán llevados a las dependencias judiciales esta tarde, según precisó un portavoz de la Policía local, el inspector Chaterjee.

El incendio se originó de madrugada en el sótano del hospital AMRI del sur de Calcuta y pocas horas después, cuando aún se intentaba rescatar a decenas de personas atrapadas, las autoridades ya señalaron a la dirección como responsable de la catástrofe.

La jefa del Gobierno regional de Bengala, Mamata Banerjee, describió el siniestro como fruto de una negligencia que calificó de "crimen imperdonable" y pidió ante los medios que se aplicara "la condena más dura posible" a los responsables.

Familiares, autoridades y equipos de rescate recalcaron que la ausencia de medidas antiincendio elementales fue clave para que se desatara la tragedia, que causó la muerte de más de la mitad de los 160 pacientes que había en el edificio.

Además, el fuego empezó en un sótano que estaba diseñado como aparcamiento pero que en realidad se utilizaba como almacén en el que se depositaba material inflamable, lo cual facilitó mucho la expansión de las llamas.

Ayer por la tarde el Gobierno regional ordenó la retirada inmediata de la licencia de actividad a las dos empresas propietarias del hospital, que pasaba por ser uno de los más exclusivos de Calcuta.

La actuación de los bomberos también ha sido muy criticada por los familiares de las víctimas, quienes se quejaron a diversos medios locales de que los equipos de rescate tardaron cerca de dos horas en presentarse en el edificio siniestrado.

Además, los primeros bomberos que llegaron al lugar no estaban adecuadamente equipados y la escalera mecanizada no apareció, según declaraciones de testigos recogidas por la agencia IANS, hasta unas cuatro horas después de declararse el fuego.

Una de las posibles causas del retraso fue que el acceso al inmueble debía realizarse por una calle muy estrecha, a lo cual se sumó el habitual caos circulatorio y de aparcamiento en las ciudades indias.

Un miembro del Ejecutivo regional declaró a IANS que se va a investigar si la construcción del edificio y sus accesos se habían hecho de acuerdo a la ley.

Las críticas por la cadena de negligencias que desembocó en el trágico siniestro se ven reforzadas por algunos precedentes cercanos.

Hace solo un año y medio en otro incendio murieron 43 personas en un céntrico barrio de Calcuta, mientras que el propio hospital AMRI ya sufrió un incendio de gran magnitud hace tres años.